Ana Soliz de Stange
PhD. Investigadora posdoctoral y profesora de la Universidad Helmut Schmidt.
miércoles , 23 de noviembre de 2022 - 04:04

SOS Bolivia

La democracia se sigue hundiendo en Bolivia. Santa Cruz está en paro más de 28 días y el gobierno de Luis Arce sigue obstinado en no escuchar al pueblo. Santa Cruz se vio forzada a tomar esta medida extrema ya que el gobierno central vuelve a ignorar a las regiones, en especial a Santa Cruz. Arce al igual que su antecesor Evo Morales ha optado por desconocer las demandas sociales de una gran parte de la población boliviana, aplicando una estrategia similar al enviar grupos de choque afines al MAS generando violencia, además del uso excesivo de la fuerza y abuso de la Policía, y utilizando su brazo de la justicia para seguir iniciando nuevos juicios contra opositores políticos.

La democracia se sigue hundiendo como resultado de la política de revancha instalada por Luis Arce y David Choquehuanca. El actual gobierno no buscó una vía unificadora del país, sino que prefirió lavarle la cara a Morales. Les faltó la integridad y valentía de reconocer que en Bolivia no hubo ningún golpe de Estado el 2019. Lo que aconteció el 2019 fue una movilización social que rechazó la impunidad y búsqueda de perpetración en el poder de Evo Morales. No reconocer esto ha sido un insulto a sus propias bases sociales que también lucharon contra el abuso de poder de Morales. Fue una lucha cívica que traspasó todos los espectros políticos.

La democracia se está hundiendo por la continuación de la persecución política a opositores. Sólo por nombrar algunos casos, la ex presidenta Jeanine Añez sigue detenida sin garantías de un juicio justo (su hija Carolina valientemente no ha dejado de abogar por su madre, aunque se equivoque buscando apoyo en políticos como Bolsonaro). El ex líder cívico de Potosí, Marco Antonio Pumari, también se encuentra bajo prisión preventiva. El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Rómulo Calvo, afronta una serie de juicios y está con detención domiciliaria. La persecución política constante contra el ex líder cívico Luis Fernando Camacho. Y aún me quedan por nombrar muchos más detenidos acusados nefastamente de un golpe de Estado que no existió.

La democracia se sigue hundiendo debido a los más recurrentes ataques a la libertad de prensa, incluidos ataques a su integridad física. Sólo por nombrar algunos casos, está el secuestro y tortura a los periodistas en Las Londras. Las presiones a la prensa, como la que denuncia Raúl Garáfulic. Las amenazas de muerte contra el ilustrador y artista plástico Abecor y su familia.

La democracia se sigue hundiendo por el uso político de las instituciones judiciales del país. Pese a las múltiples observaciones de organismos internacionales y recomendaciones de una reforma judicial en Bolivia. Según Luis Arce esto no es necesario. Claro, no es necesario ya que le sirve a sus fines políticos.

La democracia se sigue hundiendo, cuando el más alto líder sindical da 72 horas para que los mestizos y blancos en Santa Cruz abandonen Bolivia, desconociendo su ciudadanía boliviana. Esto es de una gravedad extrema, declaración que llama a desconocer a una parte de la población boliviana. Y el presidente Arce no se pronuncia, no condena estas declaraciones, siendo cómplice con su silencio. Esto es además parte de la estrategia ya en acción para despojar de sus tierras a la población del oriente boliviano. Este dirigente sindical, que ni siquiera merece que mencione su nombre, sabe que grupos indígenas del occidente nunca habitaron la zona del país de la cual pretende apropiarse de sus tierras.

La situación obliga al departamento de Santa Cruz a luchar por su supervivencia. El gobierno central deberá replantear su estrategia frente a Santa Cruz. Su deber es escuchar al pueblo, Santa Cruz es también el pueblo. Se requiere una solución inmediata al conflicto en Santa Cruz, incluida la aprobación de una ley que garantice la realización del Censo Nacional.

La democracia
se sigue hundiendo debido a los más recurrentes ataques a la libertad de prensa, incluidos ataques a su integridad física.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS