Gonzalo Chávez A.
Economista
domingo , 26 de junio de 2022 - 04:03

¿Tienen madre los opinadores económicos?

Escribo columnas de opinión económica hace varios años y, por supuesto, aprecio el debate democrático de las ideas. A lo largo de este período he tenido muchas enriquecedoras discusiones. Algunos economistas del oficialismo, de ayer y hoy, han tenido la deferencia de contestar mis artículos con argumentos, datos y altura. Sin embargo, en los últimos tiempos esta sana práctica del esgrima de ideas está siendo substituida, en especial desde algunas partes del Estado, por la descalificación, la obsesiva propaganda, la posverdad y la ponzoña ideológica. Para esto ha surgido un ejército de monaguillos que disparan desde los sótanos del poder. En las redes sociales la cosa es peor. El veneno inútil y la estupidez glorificada circula a sus anchas. Desde el anonimato, una tropa de afiebrados de odio, tontos solemnes y ágrafos consuetudinarios pierden enormes oportunidades para quedarse callados.

Felizmente, hay muchas y honrosas excepciones en la opinión pública y también en el ciberespacio. Son ellos, con sus críticas y comentarios, que nos inspiran a seguir en la trinchera de las ideas.

En las últimas semanas, se publicaron varios artículos críticos, escritos por funcionarios públicos de diferente rango, teledirigidos a su seguro servidor dominical. Generalmente no contesto a las diatribas de la coyuntura. Pero hoy haremos una excepción con el ánimo aclarar el horizonte y resaltar el déficit de democracia en el debate económico. Por supuesto, no monopolizo los torpedos del oficialismo. Cargo la pesada cruz de la incomprensión del poder junto a varios de mis colegas de profesión. Lejos de mí, la peregrina idea de representarlos y defenderlos. Mi objetivo es más modesto. Busco realizar una taxonomía de cómo el poder busca “romperles la madre” a los opinadores económicos. El común denominador de las respuestas del oficialismo es que ataca a la persona y no rebate sus ideas.

Una línea de la crítica oficialista es que es que somos unos pitonisos fracasados y despechados. Anunciamos un desastre económico que no llegó y nunca llegará. No aciertan ni una predicción, nos reprochan desde los balcones del poder torturando los datos. El gas se está haciendo gas. ¡No! Aves de mal augurio. El enorme déficit público es un problema. ¡No! Kenchas tuertos. Mantener al 80% de las personas con una ocupación de mala calidad en el sector informal es un espejismo económico insostenible. ¡No! Falsos videntes. Frente al deterioro evidente de algunos indicadores económicos, el camino es descalificar a los opinadores.

Por otra parte, desde el árbol del poder, circula la consigna de que la única razón por la que escribimos los analistas económicos es para causar zozobra y especulación, y por supuesto, lo hacemos desde la única escuela que el gobierno conoce: el neoliberalismo. Para la nomenclatura del poder y sus exegetas sólo existen dos corrientes económicas en el universo: Ellos, el luminoso chamanismo leninista y los hijos putativos de Adam Smith, todos adiestrados y mandados por el imperio. Ni se les ocurre que puede haber una diversidad de pensamiento económico y perspectivas teóricas como: el institucionalismo, el neoestructuralismo, el keynesianismo y otros. ¡Pamplinas! Dicta la nueva religión del poder. Abrió la boca, es un batracio neoliberal.

Además, según los amigos del gobierno, la voz de los opinadores estaría eternamente embargada, si por desventura, ocuparon algún puesto público en anteriores gestiones. Su pasado los condena al fuego perpetuo de la ignominia y al silencio por cuatro generaciones. En el caso de su escribidor de Domingo, los detractores “descubrieron” que, entre el 1992 y 1994, ocupé cargos de rango intermedio en la administración publica. ¡Listo! Papita para el loro. Comienza el delirio ideológico y fantasía política. Treinta años después descubren que, desde un tercero y cuarto escalón, Nostradamus Chávez controlaba toda la política económica del gobierno. Más aún, Ministros y Viceministros de varias administraciones estaban bajo las poderosas y diabólicas ondas cerebrales de su escribidor. Antenita número 1 llamando a antenita número 2. Aquí, antenita numero 2...

En un acto magnánimo, algunos de mis jóvenes detractores, me atribuyen poderes supremos en el diseño y manejo de las reformas estructurales. Las privatizaciones, los ataques de caspa, la liberación de los mercados, el achicamiento del Estado y sus consecuencias, antes del 2006, estaban bajo mi control directo. Además, mis poderes son retroactivos, cambian el futuro y tengo habilidades de telequinesis. Por ejemplo, entre 1995 y 1998, como estudiante de maestría, en el exterior, mis recios rayos mentales conducían la capitalización. El exvicepresidente García Linera, a mi lado, un aprendiz de brujo. Él decía tener 70.000 millones de neuronas en acción, en mi caso son, por lo menos, el triple, porque, solo así se explica que mis vigorosas ideas viajen más de 10.000 km de distancia.

No quiero ni pensar cuál es la opinión que tienen mis críticos, del ex ministro de economía y actual Presidente del Estado, Luis Arce, quien durante el apocalipsis zombi neoliberal ocupó varios puestos en el Banco Central de Bolivia (BCB), por 20 años, llegando a posiciones de gerencia. Ahora es altamente probable que en el alucine ideológico crean que el economista Arce estuvo encerrado por todo este tiempo en la bóveda del BCB para no contagiarse de las terribles ideas de Adam Smith y sus compinches.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

NOTICIAS RELACIONADAS

OTRAS NOTICIAS