Rolando Kempff Bacigalupo
Economista, doctorado Ph.D. en Relaciones Internacionales
martes , 14 de junio de 2022 - 04:00

Trabajar para ser parte del corredor bioceánico

Bolivia es el heartland de Sudamérica y país de contacto, por ello debe desarrollar Puerto Busch, vincular la red Ferroviaria Oriental con Occidente para lograr una unión Multimodal Atlántico-Pacifico.

Bolivia no está fuera del corredor bioceánico, pese a que en los últimos días el gobierno paraguayo presentó una propuesta.

Este nuevo corredor parte del puerto Mutinho en Brasil, atraviesa el Río Paraguay por un puente que se construye en el Chaco paraguayo, continúa por Argentina, pasando por Tartagal, Jujuy, llega hasta el paso de Jama y termina en los puertos chilenos de Antofagasta, Mejillones, Tocopilla e Iquique, al cual Bolivia podría unirse.

Una de las razones por las que el país estaría quedando al margen del corredor bioceánico es la inseguridad de llegar a destino, por los frecuentes bloqueos de caminos sin respetar el derecho al libre tránsito, establecido en nuestra Constitución Política del Estado.

Según la Cámara de Exportadores, en el primer trimestre de este año se registraron 50 bloqueos de magnitud en varias regiones, que cortaron el tránsito en las principales vías del país. Estas medidas de presión no solo perjudicaron a las exportaciones e importaciones nacionales, también afectaron a los transportistas de países vecinos que pasaban por territorio nacional.

Un país que se considera a sí mismo como el nexo entre el Pacífico y el Atlántico no puede darse el lujo de que se bloqueen sus carreteras porque una región boliviana decidió -por razones políticas, económicas o sociales- cortar el tráfico de motorizados “hasta que se atiendan sus necesidades”.

Como nos recuerda el analista Gonzalo Chávez, con datos del IBCE, por este tramo carretero en la actualidad se mueven mercaderías por aproximadamente 4.000 millones de dólares.

Al revisar los años 90 del siglo pasado, señala Gustavo Aliaga, diplomático y diputado de CC, encontramos que el IIRSA (Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana), que integra a 12 países, tiene registrados 10 ejes de influencia en la región para integrar la zona y conectar el Atlántico con el Pacífico. Todos conforman una red en la que el país queda al centro, como una zona integradora. Cada eje agrupa una determinada cantidad de países y el nuestro está en cuatro: el Eje Central, el Eje Andino, el Eje Brasil-Bolivia-Perú (Corredor del Norte) y el de la Hidrovía Paraguay-Paraná.

En los últimos años, Bolivia hizo poco a nada por cumplir con sus tareas para hacer realidad esta integración. El quedar al margen de alguna red es responsabilidad de nosotros. Un botón es la muestra; poco hicimos por interconectar las redes ferroviarias de oriente y occidente y garantizar la conexión del Brasil con el Pacífico.

En 2019, la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) otorgó al país recursos no reembolsables por 3 millones de dólares para financiar la elaboración de los estudios técnicos de preinversión del Corredor Ferroviario.

La ruta Bioceánica impulsada por Paraguay mejora la competitividad en la exportación de productos. La cultura del bloqueo aleja al país de oportunidades económicas, según el presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente, Mario Justiniano.

Para la economía en particular y para el país en general la interconexión a una carretera bioceánica es muy importante. No podemos permitir que bloqueos por intereses regionales o la pesada burocracia del aparato estatal nos dejen fuera de la interconexión bioceánica. El país entero agradecerá que seamos parte de esta integración.

Debe quedar claro que la conexión ofertada por Paraguay no solo es un proyecto, es un trabajo que ya lleva algunos años y Bolivia podría quedar al margen por problemas políticos e ideológicos.

Un país que se
considera a sí mismo como el nexo entre el Pacífico y el Atlántico no puede darse el lujo de que se bloqueen sus
carreteras.
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

MÁS DE

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS