Elizabeth Salguero Carrillo
Comunicadora Social
jueves , 29 de septiembre de 2022 - 04:05

Serpentina textual

Utama

Con un aplauso interminable y efusivo, como el viento de la puna y la música magistral que acompañó como sombra a l@s protagonistas, la concurrencia mostró su agrado, emoción y admiración por la película Utama, del joven y brillante director Alejandro Loayza, en su premier presentada en La Paz.

Con un desarrollo y desenlace que termina llegando a lo más profundo del alma, la trama va cautivando poco a poco al espectador/a, hasta lograr que se encarne con l@s personajes y sus vivencias, en un paisaje único y sobrecogedor.

La expresión del horizonte infinito, los espejos de agua, la majestuosidad de las montañas, la sobriedad de la altipampa, la luminosidad del salar, la hidalga postura de las llamas, la singular cromática del hábitat y los objetos de culturalidad, escenifican una temática que por si sola, involucra al observador/a hasta el paroxismo de la emoción.

La película Utama se constituye en un hito de la producción cinematográfica de las nuevas generaciones en el país. Se destaca el delicado y poético tratamiento visual de temas tan importantes y actuales como la identidad cultural, el cambio climático, el machismo, el olvido del Estado, la naturaleza, las culturas milenarias, los ancestros, los encuentros y choques generacionales y la aculturación. Lo hace desde una narrativa fresca, diáfana y tan humana que lleva a los y las espectadores sensibles a identificarse y vivir el film hasta las lágrimas y a quedar sin aliento.

El agua que nunca llega, el Estado inexistente, la tecnología que no basta para atender las necesidades básicas de comunidades olvidadas en el horizonte de la planicie potosina, retratan la vida de las y los pobladores de la región.

EL joven director logra conducirnos hacia el sentimiento más profundo y humano de una familia quechua que vive con llamas, cóndores, paisajes hermosos y desérticos, donde la fotografía, música y locaciones esculpen y destacan hermosos rostros y seres.

Es una obra sublime donde los/as protagonistas comparten generosamente con el público como transcurren sus vidas en lo cotidiano, presentándose el amor, la vejez hasta los choques culturales de las generaciones que se han olvidado o no han aprendido sus idiomas originarios y que los únicos que los mantienen vivos son los abuelos y las abuelas.

Las tradiciones y ceremonias indígenas tan exquisitamente transmitidas, la relación del ser humano con la naturaleza y con los animales. La importancia de saber cuándo quedarse o cuando migrar.

Se destaca también la grandeza e importancia de los achachilas que habitan las montañas y los cerros, vigilando, protegiendo, bendiciendo y compartiendo los sufrimientos y vida de los y las habitantes de las comunidades indígenas. De esa manera, hombres y mujeres los veneran y ofrecen mesas rituales, oraciones y ofrendas.

Intensos colores, contrastados con la parca y austera sequía que abruma a la comunidad, iluminan, los ojos y laceran el corazón con una temática factorizada en mensajes cortos y simples, abarcando una problemática global.

Esta Opera Prima, denota maestría y sutileza en todos los aspectos y técnicas de la cinematografía, posesionando al país en un elevado nivel de producción y realización que ha ganado muchos premios en el exterior, empieza a difundirse en Bolivia y es imperdible.

Esta Opera
Prima, denota maestría y sutileza en todos los aspectos y técnicas de la cinematografía
AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS RELACIONADAS

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS