Drina Ergueta

Soluciones a puñetes, así no, dirigencia irresponsable

martes, 29 de octubre de 2019 · 00:10

Quien cumple un rol dirigencial tiene, por mandato formal o delegación popular de liderazgo, la responsabilidad de las decisiones que toma a la hora de guiar a las personas que representa. En el caso de Bolivia, tras los cuestionados resultados de las Elecciones del pasado 20 de octubre, esta dirigencia ha estado muy alejada de hacer llamados a la paz o a la cordura.

Este fin de semana el presidente Evo Morales convocó a quienes le siguen, principalmente gente campesina, a movilizarse y cercar las ciudades para hacer respetar el voto y aplacar el que llama “golpe de estado” que estaría gestando la oposición. De igual manera, días antes, el candidato opositor con mayor votación, Carlos Mesa, y líderes cívicos y regionales han llamado a la movilización popular para, también, defender el voto y la democracia.

Cabe recordar que, en estas elecciones como en anteriores, la presencia masculina en las candidaturas ha sido abrumadora y también lo es ahora, en esta coyuntura de enfrentamiento, donde, si bien hay una gran movilización de mujeres en las calles y carreteras desde ambas partes, los liderazgos y el tono de las decisiones son masculinas: la de arreglarlo todo a puñetes. ¡Qué mal! ¡Qué irresponsables!

Hasta la madrugada del lunes, de milagro no se ha registrado alguna muerte; sí hubo enfrentamientos violentos en algunos puntos del país tras una semana de marchas, bloqueos e incendios de algunas instituciones ocurridos principalmente en las ciudades. Hasta este domingo, hubo una mínima participación de campesinos que este lunes se sumaba a una especie de enfrentamiento entre campo y ciudad que hace temer por las consecuencias.

También se produce una gran batalla entre los bandos opuestos en las redes sociales, donde priman las noticias falsas, los insultos lanzados con facilidad e impunidad, las agresivas presiones para posicionarse en algún bando y la intolerancia a opiniones contrarias. El problema es que lo que ocurre en espacios online, donde se calientan los ánimos, se refleja  en las decisiones y en la calle. Pocos llamados a la razón o a la búsqueda de medidas alternativas y sensatas.

La feminista María Galindo, representante de Mujeres Creando, ha hecho una convocatoria para que se “propongan salidas desde las mujeres en rebeldía” y también a “hombres que no se sientan representados por la pugna del poder y por la fascistización del país”. Algunas organizaciones de mujeres y mujeres a título personal han respondido que están dispuestas a participar en la búsqueda de una salida a la situación del país.

Este tipo de iniciativas son las que se deben llevar a cabo y reproducir.

Es evidente que la popularidad de Evo Morales ha bajado, que ya no tiene una mayoría abrumadora que le vote, que hay descontento y que uno de sus principales fallos ha sido no aceptar el resultado del referéndum de 2017 que le negó una reelección. Él ha desconocido un resultado y hoy la oposición no le reconoce una victoria en primera vuelta con el argumento de un fraude en las elecciones.

A estas alturas, las mentiras y verdades están confusas. La oposición ha logrado sembrar la duda sobre la transparencia de las elecciones. En eso sí que han ganado.

Tanto quienes apoyan a Evo Morales como quienes le rechazan deben reconocerse como tales, deben aceptar que existen y que ambas partes tienen derecho al voto y a sus representantes. Sobre esa base se debe ir hacia adelante, ya sea aceptando los resultados de las elecciones previa verificación de sus resultados y haciendo las depuraciones que correspondan, o ya sea volviendo a llamar a elecciones con un Tribunal Electoral que dé confianza y garantías.

Se debe buscar la pacificación del país y el respeto a quien no piensa igual que uno, esa es la democracia. En esto, las mujeres tienen capacidades sociales más desarrolladas por el rol que históricamente se le ha dado a este género.

Por ello, me sumo al llamado a que sean las mujeres las que tengan un rol protagónico en este momento, para que desde sus espacios se organicen y busquen soluciones y no enfrentamientos, para que asuman liderazgos y resuelvan.

Drina Ergueta es periodista.

35
61

Otras Noticias