Editorial

Razones para oponerse al Dakar

sábado, 16 de enero de 2016 · 00:00
En estos días concluye el Rally Dakar 2016. En Argentina, donde ingresó el pasado fin de semana, se conocerán los ganadores y se hará un balance del éxito de esta competencia... Del éxito de los participantes, porque, como ya se ha establecido en el debate paralelo que acompañó la competencia, el saldo de daños ambientales, arqueológicos, paleontológicos y humanos causados por el paso de centenas de vehículos, motos, cuadratracks y camiones de alto tonelaje por espacios naturales es incalculable e irreversible.

Solamente el creciente conocimiento de la población sobre los peligros que se ciernen sobre el planeta y la humanidad por efecto de la contaminación producida por los combustibles y cómo los gases que éstos emiten están causando la erosión de los suelos y la destrucción de la atmósfera a ritmo acelerado, ha hecho posible que las denuncias sobre las consecuencias devastadoras de este famoso rally tengan eco.

Anteriores evidencias proporcionadas por la Unesco y el historial de demandas y reclamos de grupos ambientalistas de todo el mundo, fueron ignoradas repetidamente y sólo cuando los daños y los impactos climáticos fueron muy evidentes, se empezó a cuestionar a la decisión de las autoridades nacionales de permitir este evento. Aunque mientras Perú, Chile y Ecuador han desistido de prestarse a sus riesgos, Argentina  y Bolivia siguen entre las naciones que ingenua e irresponsablemente persisten en argumentar las ventajas  de un acontecimiento, cuyos beneficios en entretenimiento para los aficionados e ingresos por concepto de turismo  no guardan relación alguna con costos tangibles (como la cantidad de residuos sólidos que deja) e intangibles (como la contaminación y los daños patrimoniales) que genera. Sobre el efecto de que un Dakar atraviese un país, y cómo esto redunda en su imagen internacional, habría que decir que lejos de ser valorado, el gesto está a punto de considerarse políticamente incorrecto, especialmente porque gran parte de la población mundial ha asumido ya que no podemos entretenernos con lo que nos mata.

De manera que aunque hay que apreciar la buena intención con que gobiernos como el boliviano buscan darle a la gente un motivo de alegría y diversión -a tiempo  de que obviamente se promocionan en lo político- , ha llegado el momento de demandar que este tipo de competencias no vuelvan la país. El Estado tiene la obligación de informar y evaluar con responsabilidad y en coherencia con las metas de protección ambiental que promulga los daños y consecuencias de este rally;   definir una posición al respecto y actuar en consecuencia.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

100
3

Comentarios

Otras Noticias