El peso de los indecisos

miércoles, 20 de enero de 2016 · 00:00
El promedio  de tres encuestas realizadas en las últimas semanas refleja un empate técnico entre las opciones por el Sí y el No, cada una con un 40% de respaldo. Las tres encuestas referidas son las que realizaron Mercados y Muestras –para Página Siete y Los Tiempos–, MORI –para El Deber y Unitel– y la de IPSOS, contratada por ATB. Las tres han tenido amplia repercusión mediática y política.

Dos cosas sobresalen de este análisis:  por primera vez en 10 años  el MAS está por debajo del 50% y no tiene asegurada una elección; en segundo lugar, hay un  elevado porcentaje de indecisos, alrededor del 20%,  que puede volcar el resultado  en uno u otro sentido.

A estas alturas, en elecciones anteriores, el oficialismo gozaba de un respaldo superior al 50% y los indecisos eran una minoría. Ello quiere decir que  se ha producido lo que muchos creían que era algo que no llegaría y que contradecía incluso el sentido común: que un liderazgo sufre un inevitable desgaste del tiempo.

Muchos de quienes aseguran votarán por el No apoyan en líneas generales al gobierno, pero no desean que una sola persona tenga derecho de gobernar el país durante 20 años. Evo Morales ya podrá hacerlo 15, un plazo extraordinariamente largo, pero el MAS quiere ir por más, para completar dos décadas.

El otro elemento es la elevada cantidad de indecisos, que  hasta hace poco respaldaban a la opción del No. Lo curioso es que éstos no se han movido hacia el Sí, que se mantiene inalterable desde hace seis meses, sino  hacia los indecisos.  Es probable que la campaña oficialista, incluida la "campaña del miedo”,  esté dando resultados: el Vicepresidente ha llegado a decir que si la "derecha” vuelve al país, la gente perderá hasta sus casas.

Aun con lo absurdo de esas declaraciones, es posible que algún sector de la ciudadanía las considere posibles. La campaña   incluye advertencias en sentido de que si el MAS  deja el poder el país se verá envuelto en una mezcla de crisis política, social y económica, de que se perderán algunos de los avances sociales alcanzados en los últimos años y que aumentarán el desempleo y la pobreza.

El gobierno tiene todos los mecanismos para hacer una campaña masiva y contundente para disuadir a los opositores a la modificación constitucional, por una parte, y captar a los indecisos, por otra. Por ello,  no es imposible  que muchos de estos   terminen dando su voto por el Sí. Pero, como nunca en el pasado, el oficialismo no tiene garantizada la victoria. Y ése es un atisbo de la orientación que tendrá la campaña de los días próximos días: la lucha por captar el voto de los indecisos.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

90
1

Comentarios

Otras Noticias