Los “beneficios” del paso del Dakar

domingo, 3 de enero de 2016 · 00:00
Más de 300 mil personas se preparan en Bolivia para recibir el paso del Rally Dakar 2016. Son 354 competidores (143 motos, 109 coches, 46 cuadratracks, 56 camiones) que participarán en la versión 38 de este famoso rally que empezó a disputarse en 1979, cuando un piloto francés  se perdió en el desierto del norte de África y considerase su experiencia digna de ser reproducida en una carrera anual.
Durante muchos años, el rally partía de París y otras ciudades europeas, y concluía en ciudades africanas. Sin embargo, en 2008, después de incidentes en el desierto africano, la organización decidió trasladar la ruta a Sudamérica, donde pasó por Argentina, Perú, Chile y, desde 2014, Bolivia.
El paso por territorio boliviano ha sido todo un acontecimiento, no sólo en lo deportivo -los mejores pilotos nacionales se convirtieron en símbolos/héroes de todo el país-, sino por la importancia que le dio el gobierno y sus autoridades, que mostraron el hecho como una conquista del país (a pesar de que cada país paga porque la famosa carrera atraviese su territorio).
Con todo, el primer Dakar "boliviano” fue un magno evento; al punto que fue recibido por el propio presidente Morales.
De ahí en más, Bolivia no quiso quedar fuera de la competencia y este año el rally volverá a nuestro territorio, esta vez empezando por el sur (Bermejo) y terminando por Potosí. Obviamente, la expectativa y el uso promocional (y político) de esta competencia es tan grande como antes.
Pero, el problema de fondo no está en la espectacularidad de la carrera, ni en su riesgo (se dice que es la más "dura”  y "peligrosa del mundo”), ni siquiera en el movimiento económico que genera entre publicidad, turismo y otros, sino en las consecuencias que acarrea.
Aunque su salida de Europa obedeció sobre todo a razones de seguridad, su presencia en Sudamérica fue cuestionada desde un inicio por los numerosos impactos ambientales que ocasiona. El tránsito de más de 300 todoterrenos, además de camiones y motos por recorridos en su mayor parte semivírgenes produce un severo impacto ambiental, directo e indirecto. A la contaminación atmosférica y acústica que producen, se une la erosión del suelo (daño irreparable a humedales) y el efecto perturbador producido por ruido y luces sobre la fauna silvestre, etc. Antes de que fuera anunciado su paso por Bolivia (con una millonaria inversión de más de 20 millones de dólares en 2013), organizaciones como la Unesco y científicos manifestaron su preocupación por el impacto de este tipo de competencias. Por ello, se suspendió el paso por Perú y el desierto de Atacama, en el norte de Chile y, también por ello, fue muy cuestionado su paso por espacios como el Salar de Uyuni, donde ingresaron los vehículos desde el año pasado.
Con todo, y justamente cuando el país es testigo de la desaparición del milenario lago Poopó -en las inmediaciones a la ruta del Dakar-  por efecto de la contaminación y la erosión,  el Gobierno ha mantenido su entusiasmo por esta competencia y ha seguido invirtiendo en ella ingentes recursos: solamente los derechos pagados a la organización ascienden a más de tres millones de dólares.
 La euforia de los fanáticos de estos deportes -aunque no corresponde a tiempos de cambio climático y sus amenazas- es entendible, pero no es igualmente justificable en un gobierno que propugna el cuidado de la Madre Tierra y compromete planes de reducción de uso de combustibles.
Aunque en tiempos de campaña política (que en nuestro país son permanentes) estos eventos son muy funcionales, promocionar este tipo de competencias vinculando su imagen con la "aventura” y el "descubrimiento” de la naturaleza es de una gran irresponsabilidad y supone un desprecio hacia los principales problemas en los que se encuentra inmersa la humanidad, entre los que destaca los efectos del  cambio climático y el uso excesivo de combustibles fósiles. Dos problemas a los que el uso injustificado de estos vehículos contribuye en buena medida.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Comentarios

Otras Noticias