Editorial

Educación y embarazo adolescente

lunes, 17 de octubre de 2016 · 00:00
Uno de los problemas bolivianos que afectan al desarrollo del país es el embarazo adolescente. Casi 100 mil mujeres adolescentes cada año quedan embarazadas en Bolivia, muchas veces a causa de violencia sexual, lo que trae consigo consecuencias negativas, como dificultades para proseguir sus estudios y desarrollarse de forma integral. En escenarios de bajos ingresos, supone una profundización de las condiciones de pobreza y exclusión. 

Los embarazos adolescentes en el país están sufriendo, según cifras ofrecidas por entidades estatales, dos fenómenos: aumentando en número y bajando en edad, con casos identificados de  niñas de hasta 10 años que han sufrido esta situación.

A nivel continental, Bolivia es uno de los países con mayor número de embarazos en  este grupo etario, con 71 casos por cada 100 mil adolescentes, cuando el promedio de la región es de 65.
 
Bolivia está en el puesto 13 de 17 naciones de la región analizadas por el Banco Mundial, con sólo cuatro países en una posición peor: Ecuador, Venezuela, Nicaragua y Guatemala.

En la región, Chile tiene la mejor posición, con 48 embarazos por cada 100 mil adolescentes, mientras Perú es el que más ha mejorado desde 1960: sus cifras han caído a más de la mitad, para llegar hoy a 50 casos por cada 100 mil mujeres jóvenes. Otras naciones han mejorado sólo en un 5% o 10% desde ese año. Pero todo el continente está lejísimos de los países europeos más desarrollados, algunos de los cuales tienen menos de 10 casos de embarazos por cada 100 mil adolescentes.

Para que esta situación mejore se necesitan políticas de Estado actualmente inexistentes, que deben ser lideradas por los ministerios de Salud y Educación, y que tienen que comprometer a las nueve gobernaciones y a todos los municipios del país. Esas políticas públicas tendrían que incluir información desde la etapa escolar para decirles a los jóvenes, primero, cómo se produce un embarazo y, quizás más importante, cómo se lo evita.

Esa educación debe empoderar a los muchachos y muchachas, sobre todo a estas últimas, y decirles que tienen derecho a tener relaciones seguras cuando lo deseen y se sientan cómodos y cómodas, y ofrecerles sistemas para evitar la presión, el sexo asociado al alcohol y, por supuesto, a la violencia psicológica o física.

Los anticonceptivos deberían estar a disposición de los jóvenes de manera más amplia y fácil. En centros comerciales y otros lugares donde éstos se reunen debería haber máquinas dispensadoras de preservativos. Muchas veces una jovencita o un jovencito sienten vergüenza de ingresar a una farmacia y comprar uno. Finalmente, la sexualidad no es sólo un fenómeno fisiológico sino también emocional y sentimental, por lo que no debe disociarse del hecho de que todas las personas tendrían que vivirla de manera placentera.

Ya se habrá dado cuenta el lector lo lejos que están las autoridades, con todos sus tabúes y conservadurismos, de llevar adelante planes como los mencionados líneas arriba. El Gobierno boliviano es un extraño tipo de régimen supuestamente "progresista”, pero que no se anima a debatir el matrimonio homosexual, el derecho de las mujeres a decidir sobre el aborto y, menos, a analizar la posible despenalización de las drogas. Se han dado avances, por ejemplo, en el tema de la identidad de género, pero son escasos, con un modelo dominante que es conservador y machista, lo que se demuestra en las numerosas declaraciones realizadas en ese sentido por el presidente Evo Morales, siendo la más reciente de ellas la que hizo en Porvenir, Cobija, cuando comentó que le gustaría que las mujeres lo llamen "papito”.

Si no hay una revolución en este aspecto y si las autoridades no logran enfrentar los temores de la sociedad, el embarazo no deseado (no sólo en adolescentes sino en todas las edades) persistirá. Habrá que recuperar, entre otros, las campañas de TV en las que se hable con más libertad del tema y se eduque a los jóvenes en el derecho a tener relaciones consentidas, seguras e informadas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

92
9

Otras Noticias