Editorial

Rusia y los crímenes de guerra

miércoles, 19 de octubre de 2016 · 00:00
La situación en Siria, si puede afirmarse aquello, es más dramática de lo que ha sido en meses y años anteriores. Las facciones siguen enfrentadas y el gobierno de Bashar Al Assad, gracias al apoyo de la aviación rusa, ha logrado afianzarse de alguna manera en el poder.

 En esta lucha de todos contra todos, las acciones de la aviación rusa son las más polémicas puesto que, para derrotar a los rebeles que están en la ciudad de Alepo, a punto de caer ante el Ejército sirio, realiza bombardeos a civiles, incluidos hospitales. La aviación utiliza las denominadas "bombas antibúnker” contra objetivos civiles, algo prohibido por NNUU y las convenciones internacionales.

 Algunas naciones occidentales han denunciado esta actitud rusa de intentar que Al Assad recupere el control de su país a toda costa, incluida la masacre de civiles inocentes, que puede ser considerada como "crímenes de guerra” y su Gobierno, por tanto, es susceptible de ser juzgado internacionalmente.

 El Gobierno que más ha rechazado las acciones rusas ha sido el francés, que ha señalado que los "crímenes de guerra” cometidos por el régimen Al Assad con apoyo de la aviación rusa son inadmisibles y pidió que la Corte Penal Internacional (CPI) abra una investigación sobre ello.

 En represalia, Rusia vetó en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una resolución presentada por Francia en la que pedía el cese de los bombardeos aéreos en Alepo. Después, su presidente, Vladimir Putin, suspendió una visita programada a París y organizada con mucha anticipación.

  Analistas occidentales creen que Rusia bombardea Alepo con el pretexto de derrotar a los integrantes del grupo terrorista Frente Al-Nusra, aliado de Al Qaeda, pero que en realidad quiere desmoralizar a la población civil que resiste al Gobierno. Los muertos de las últimas semanas se suman por cientos, lo que hace temer que, aunque Rusia ayude a que Alepo sea recuperada para las fuerzas del Gobierno, las masacres ocasionadas están fortaleciendo la "posición moral” de los terroristas y aumentando el apoyo de la ciudadanía en esa ciudad y otras del país.

 Alepo, la segunda ciudad siria, está dividida: mientras la parte occidental está bajo dominio de tropas sirias, la oriental está controlada por los rebeldes. Hoy es el símbolo más grave de la guerra y de la muerte. La guerra en Siria ha causado ya cientos de miles de muertos y millones de desplazados. Las posibilidades de un acuerdo sostenible de paz, mientras Al Assad siga en el poder, son nulas.

Entretanto, los intentos de la comunidad internacional de encontrar una tregua a la guerra, continúan. Recientemente, luego de varias reuniones y peticiones, Rusia decidió anunciar la pausa humanitaria.

El jueves 20 de octubre, durante ocho horas, las Fuerzas Armadas de Rusia y Siria silenciarán las armas, en una medida que el Estado Mayor del Ejército ruso llamó una "pausa humanitaria”. 

El cese regirá entre las ocho de la mañana y las 16 horas   con el objetivo de permitir que civiles y también combatientes puedan abandonar la parte de la ciudad que está siendo atacada por las fuerzas de Al Assad. Asimismo, la evacuación de los enfermos y heridos que se incrementan a diario.

Aunque Naciones Unidas añadió que este cese al fuego no es suficiente para permitir el envío de ayuda humanitaria a la parte de la ciudad sitiada, Rusia no aceptó ampliar la tregua aduciendo que las consultas en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la salida del grupo Frente Al-Nusra de Alepo, "pueden prolongarse durante largo tiempo”. 

En resumen, como en el caso de Ucrania, la comunidad internacional no sabe cómo frenar los ataques militares de Rusia y tiene pocos medios de presión; y, lo que es peor, parece resignada a presenciar silenciosamente uno de los peores episodios de muerte y violencia en un país totalmente devastado. Las consecuencias son difíciles de prever, pero queda claro que este clima favorece  a las facciones rebeldes o " terroristas”, y  profundiza todavía más  la crisis humanitaria y de refugiados. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

107
2

Otras Noticias