La encuesta de Página Siete

domingo, 13 de noviembre de 2016 · 00:00
Es un lugar común decir que las encuestas son una "foto fija” de un determinado momento del estado de ánimo de la opinión pública sobre un tema específico. También se dice  que es una "radiografía” de las tendencias que priman en un grupo social al momento en que las encuestadoras formulan sus preguntas a los encuestados. La polémica radica, como es lógico, en la amplitud del sondeo y en la metodología que se emplea para su realización. 

Por ello mismo  es conveniente tomar con pinzas los resultados de cualquier consulta. No pueden ser considerados definitivos ni tomados como pronósticos certeros, sino que deben ser  relativizados y calibrados en su justa dimensión como datos indicativos.
 
Página Siete publica en esta misma edición una nueva encuesta sobre  preferencias electorales, elaborada por la empresa Mercados y Muestras, una encuestadora que ha acertado en sondeos anteriores, como los que realizó para las elecciones subnacionales y el referendo del 21 de febrero pasado. Los resultados de esas encuestas demuestran el profesionalismo del trabajo efectuado por Mercados y Muestras.
 
Es  importante señalar, en relación con el sondeo que publicamos hoy,  que éste se realiza a tres años de distancia de los próximos comicios, y   que la muestra se circunscribe  a los  centros urbanos (nueve capitales departamentales, El Alto y 31 ciudades intermedias). Siendo una encuesta  representativa, no incluye al área rural, donde, como todos sabemos, el MAS y, más concretamente, el presidente Evo Morales tienen un arraigo electoral mayor.
 
Mercados y Muestras ha preguntado a los encuestados  por sus preferencias en el eventual caso
de una segunda vuelta, hasta ahora inédita en la historia electoral de Bolivia, tanto en el supuesto de que Evo Morales fuera el candidato, algo que hasta el día de hoy le prohíbe la Constitución, como en el caso de que el MAS acudiera a los comicios de 2019 con otro candidato. La pregunta parte de dos constataciones: en primer lugar, que ni Evo Morales ni el candidato sustituto obtendrían la mitad más uno de los votos en la primera vuelta; en segundo lugar, que tampoco lograrían el 40% necesario para ser proclamado presidente, como señala la Ley Electoral. Por tanto, si fuera así, la segunda vuelta sería  una posibilidad real.
 
La muestra revela que, en una segunda vuelta, el candidato opositor mejor situado, Carlos Mesa, ganaría no sólo al presidente Evo Morales, sino a sus eventuales sustitutos, Álvaro García Linera y el canciller David Choquehuanca, señalados por los encuestados como favoritos para representar al MAS en caso de que el Primer Mandatario no se presentara.  
 
Es cierto que el presidente Morales ha dicho que respetará los resultados del referendo del 21 de febrero y que el expresidente Mesa ha descartado la posibilidad de presentarse como candidato, pero también es evidente que la opinión pública los sigue percibiendo como eventuales candidatos en los próximos comicios. En el primer caso, porque  ve que el oficialismo está realizando denodados esfuerzos para imponer la repostulación; en el segundo, porque no ve otro candidato opositor con posibilidades. En todo caso es un dato digno de análisis, que apunta, sobre todo, a la crisis de renovación y liderazgo tanto en el oficialismo como en la oposición.
 
La encuesta confirma, por otra parte,  la tendencia, ya observada en las elecciones subnacionales y en el referendo del 21 de febrero, de un claro declive de las preferencias electorales hacia Evo Morales y el MAS, tendencia que se explica en el desgaste natural de una gestión de 10 años, para no mencionar otros factores, como podrían ser  la corrupción y la percepción sobre las perspectivas económicas. La pregunta es cómo evolucionará esta tendencia en los próximos tres años.
 
En todo caso,  la encuesta muestra también algo que, no por sabido, es menos importante: la solidez del "voto duro” masista, no menor al 35%   en el caso del presidente Evo Morales e incluso de García Linera; la ventaja de Mesa sobre sus eventuales competidores de la oposición, bastante elevada para el momento, cuando todavía restan tres años para las elecciones, y el elevado porcentaje -cercano al 30%- de los que no están de acuerdo con ninguno de los candidatos o no saben por quién votar.
 
Una encuesta digna de análisis que seguramente provocará  polémica en los medios políticos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

142
7

Otras Noticias