Editorial

Las malas señales de Donald Trump

miércoles, 16 de noviembre de 2016 · 00:00
"¿Si tengo preocupaciones?”, se preguntó el presidente Barack Obama en su última conferencia de prensa al referirse a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. Y acto seguido agregó: "Absolutamente, por supuesto que tengo preocupaciones”. No sólo él. La victoria de Trump se ha convertido en una pesadilla para todos. ¿Qué le espera a Estados Unidos y qué le espera al mundo a partir del 20 de enero próximo?   

Trump se mostró moderado y conciliador en el discurso que pronunció la noche de su victoria, pero sus posteriores declaraciones y sus primeras designaciones han hecho renacer los temores en México y Centroamérica, en particular, y en América Latina, en general. 

El excanciller mexicano Jorge G. Castañeda recordó que ningún otro candidato a la presidencia de Estados Unidos ha hecho campaña explícitamente contra los intereses nacionales de otro país y mucho menos de un vecino, como México, al incluir en su "programa” la deportación de millones de indocumentados, la construcción de un muro en la frontera sur y la revisión y eventual derogación de los acuerdos de libre comercio con México y otros países  latinoamericanos.

Quienes pensaban que las amenazas vertidas por Trump no eran otra cosa que retórica electoral por "inviables” están llegando a la conclusión de que el nuevo ocupante de la Casa Blanca sí podría llevar a la práctica muchas de las medidas que ha anunciado. "¿Qué pueden hacer estos países frente a la amenaza que viene? Primero, reconocerla. Deben tomar a Trump en serio, sí hay motivos para preocuparse y sólo se puede diseñar una estrategia de respuesta si parte de la realidad”, recomendó Castañeda, un gran conocedor de la política estadounidense.

En la primera entrevista televisiva que ha concedido tras su victoria electoral, el presidente electo ha reiterado su propósito de llevar adelante deportaciones masivas ("Probablemente dos millones, incluso puede que sean tres millones, los vamos a sacar del país o los vamos a encarcelar”) y de construir un muro en la frontera con México ("En algunas áreas aceptaría una valla, pero en ciertas áreas una pared es lo más apropiado. Soy muy bueno en esto, se llama construcción”, ironizó). 

A pesar de sus bravuconadas y amenazas, pidió: "No tengan miedo…  Los medios me presentaron como un hombre salvaje. No lo soy. Realmente no lo soy. Soy una persona muy sobria”. Está por verse.

No sólo eso. Sus primeras designaciones dan miedo. Una semana después de haber prometido gobernar para "todos los norteamericanos”, Trump nombró como jefe de estrategia y consejero principal a Steve Bannon, un personaje ultraderechista, provocador, racista y machista, perteneciente a una corriente denominada "derecha alternativa estadounidense”, cuyas declaraciones en los últimos tiempos están siendo aireadas con preocupación por la prensa internacional.   

Esta es una pequeña muestra de las "joyas” del que será el más poderoso asesor del nuevo mandatario: "No quiero que mis hijas vayan a una escuela con judíos. No me gustan los judíos”,  "¿preferirías que tu hijo tuviese feminismo o cáncer?”, "abolir la esclavitud fue una mala idea”, "la solución contra el acoso en internet es sencilla: las mujeres deberían desconectarse”, "la píldora anticonceptiva hace que las mujeres dejen de ser atractivas y se vuelvan locas”, "ninguna de las personas involucradas en la estafa del calentamiento global merecen la más mínima pizca de respeto. Son pura escoria”, "soy un leninista. Lenin quería destruir el Estado y ese es mi objetivo también. Quiero llevar todo a derrumbarse y destruir todo lo establecido hoy”. 

La prensa internacional se sigue preguntando qué pasó en Estados Unidos para que 60 millones de norteamericanos votaran y eligieran a un personaje como Trump y con él un ideario como el que postulan él y sus principales colaboradores, una votación que además le dio mayoría en el Congreso y le dará mayoría en la Corte Suprema de Justicia.

Una de las personalidades latinoamericanas que ha puesto voz a estas preocupaciones es el expresidente uruguayo José Mujica, uno de los políticos más respetados de la región, quien no ha tenido empacho en comparar la respuesta electoral que ha obtenido Trump con la que propició la irrupción del nazismo en Alemania.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

123
10

Otras Noticias