Editorial

Una reacción de independencia

martes, 22 de noviembre de 2016 · 00:00
No fueron comunicadores "opositores” ni "neoliberales”, como suele calificar el oficialismo a quienes se atreven a formular críticas al poder político, sino profesionales que el Gobierno considera equivocadamente afines -por eso los convoca- quienes pusieron en evidencia los intentos de manipulación de una cumbre de comunicación que reunió en Tiquipaya a representantes de diversas entidades indígenas del continente.     

En un comunicado, los delegados "rebeldes” acusaron al Gobierno boliviano de  haber convertido la denominada III Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala en un "caos metodológico” y de haber intentado publicitar "una particular visión oficialista”.

Entre las instituciones firmantes del comunicado crítico figuran la ONIC y el CRIC de Colombia, la CONSIE y el Ecuarunari de Ecuador y la REDCIP de Perú, además de representantes de diversas entidades de Argentina, Guatemala y México, que optaron por realizar una reunión paralela para poder expresar sus puntos de vista de manera independiente.

El conocido comunicador y radialista José Ignacio López Vigil, quien trabaja en Ecuador al frente de la entidad Radialistas Apasionados, declaró al  diario Los Tiempos  que "no es posible que el Ministerio de Comunicación y el Gobierno copen los discursos y las temáticas, al punto de invisibilizar al resto de las organizaciones internacionales invitadas”.

"Desde la agenda, se observa la foto del presidente Evo Morales y éste no es un espacio del Gobierno boliviano, es un espacio de la sociedad civil indígena”, agregó López Vigil, quien en otra declaración llamó la atención sobre la actitud de muchos delegados. 

"Los comunicadores no deben ser llunk’us al poder, a las autoridades y al poder económico. Esta palabra la aprendí aquí en Bolivia”, señaló.

En su pronunciamiento, los comunicadores indígenas recordaron que  la cumbre  "es de los procesos y pueblos y no de un país en particular o gobiernos estatales, y que la comisión organizadora de Bolivia no es autónoma”.

Al término de su participación en los debates, López Vigil   reivindicó el derecho del periodista a opinar de manera diferente del Gobierno.  "Un periodista tiene derecho a opinar, no a insultar, tiene derecho a discrepar, tiene derecho a tener una opinión diferente de  la del Gobierno, no por eso es oposición”.

 La reacción de los comunicadores es una lección de honestidad, dignidad  e independencia; al mismo tiempo, es  un duro revés para quienes pretenden llevar agua a su molino a través del engaño y la manipulación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias