Editorial

Críticas del Vice a los ministros

martes, 13 de diciembre de 2016 · 00:00
El vicepresidente Álvaro García Linera ha realizado una extraña crítica a los ministros del gabinete del presidente Evo Morales la semana pasada. Ha señalado que varios de ellos están fallando en sus funciones y que no reportan, a tiempo, los problemas que enfrentan sus carteras.

La declaración, como decimos, es curiosa, ya que el Vicepresidente, junto al presidente Evo Morales y el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, han trabajado en estos últimos 11 años precisamente para concentrar el mayor poder posible. Como nunca en estos 11 años se había visto tal centralización de responsabilidades.

 Inmediatamente después de que García Linera dijera que "el Presidente y Vicepresidente no podemos ser a la vez ingenieros, hidrólogos, directores de vuelo, no podemos saberlo todo, para eso están los ministros que tienen que informar y los directores tienen que informar a los ministros”, se fue al río Palcoma para "dirigir” en persona la operación de apertura de válvulas de agua en Hampaturi, todo realizado de una manera tal que los periodistas no se perdieran ni un detalle de su participación.

 Los ejemplos de ese tipo no se cuentan por decenas, sino por centenas. Como la del río Palcoma, Morales, García Linera y otras autoridades hoy conducen camiones cisterna, agarran mangueras para distribuir agua,  sobrevuelan lagunas en helicóptero, etc. En un país con verdadera institucionalidad esas tareas estarían reservadas para los técnicos medios. En Bolivia no, se dejan en manos de las máximas autoridades por razones esencialmente políticas pero, además, como hemos señalado, como una forma de concentrar responsabilidades.

Si el Gobierno distribuyera las responsabilidades de las autoridades de manera coherente, y contratara a personal idóneo para llevar adelante sus funciones, muchos de los problemas que aquejan a la gestión pública no se registrarían, como por ejemplo no haber previsto que las represas que dan agua potable a La Paz estaban vacías, sometiendo después a la población de la sede de Gobierno a severos racionamientos, o no haber impedido que una línea aérea de dudoso prestigio obtuviera autorizaciones de operación. Para eso es la institucionalidad y la delegación de funciones: para que la gestión de los asuntos del Estado funcione mejor, bajo el encargo de funcionarios adecuados.

Pero si el Gobierno hiciera eso, ¿entonces cómo harían el Presidente y el Vicepresidente para salir en spots publicitarios "resolviendo” los problemas? ¿Cómo podrían inaugurar tres obras diarias para lanzar discursos electoralistas transmitidos por los medios de comunicación?
 
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

258
4

Otras Noticias