Una detención mediática

viernes, 12 de febrero de 2016 · 00:00
Como comentamos hace unos días en este espacio, es de destacar que Felipe Froilán Molina, conocido como El Killer, uno de los responsables de la muerte del líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, asesinado y desaparecido el 17 de julio de 1980 en el golpe de Estado de Luis García Meza, haya sido finalmente detenido.

Pero, como suele suceder en estos casos, el Gobierno hizo esfuerzos por darle al hecho unas características de espectacularidad, que son dignas de analizar. No se puede criticar que la Policía haya detenido a un paramilitar que participó en la muerte de un reconocido líder, como fue Quiroga Santa Cruz; lo que sí se puede objetar es la consiguiente politización.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dio una conferencia de prensa para dar detalles de la captura (curiosamente, no se hizo lo mismo ante la extraña confiscación de entre seis y ocho toneladas de cocaína ocurrida recientemente, que ha pasado relativamente desapercibida, pese a su importancia).

José Antonio Quiroga, sobrino del fallecido líder político, denunció, primero, que fue su familia la que alertó sobre el paradero de  El Killer, que estaba libre pese a que una última sentencia de 2010 ratificó su culpabilidad. Segundo, que éste vivía en la misma casa desde hace 11 años, lo que demuestra la negligencia policial en ejecutar su detención. Tercero, que seguía recibiendo atención médica en el seguro militar de Cossmil. Molina hacía una vida totalmente normal. Esa información, crucial para su captura, no fue revelada por las autoridades. Pero hay más.  El Killer  seguía recibiendo, hasta el momento de su captura, una jubilación militar,  de  7.900 bolivianos, elevada para estándares bolivianos y comparable a la que reciben coroneles que estuvieron en el servicio activo durante toda su carrera.

El tema de fondo es que el Gobierno no parece realmente dispuesto a esclarecer los crímenes de la dictadura ni  dar con el paradero de los restos de Marcelo. Quizá ello obedece a que tiene una alianza con las FFAA, a las que ha protegido e ideologizado; quitándole todo rasgo de neutralidad a la entidad militar y prácticamente  convirtiéndola en un apéndice del Ejecutivo.

José Antonio Quiroga ha recordado en un reciente artículo que las FFAA se negaron a cumplir una orden judicial de desclasificación de archivos, que podría  haber esclarecido esta situación  tiempo atrás, y que el propio Presidente ofreció acompañar a los familiares de las víctimas, pero no lo hizo. En cambio, condecoró a las FFAA con la Medalla Marcelo Quiroga Santa Cruz, justamente a quien éstas contribuyeron a asesinar en 1980.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

161
1

Comentarios

Otras Noticias