Perros pitbull y los derechos humanos

martes, 15 de marzo de 2016 · 00:00
Una mujer que lavaba ropa a domicilio murió destrozada hace unos días en Cochabamba por los tres perros pitbull, una raza prohibida en varios países, que el dueño de casa criaba en su patio. La mujer fue ferozmente atacada por los canes y ni la intervención de vecinos con palos y piedras pudo evitar el ataque que le provocó la muerte.

Cada vez son más los casos de este tipo. Recordemos a la niña Rosalía, actualmente tratada de manera extraordinaria en EEUU, que fue mordida por uno de estos perros y que salvó milagrosamente la vida, aunque tendrá secuelas durante años.
 
En Bolivia esta situación ha salido de control. En un escenario en el que las instituciones son débiles, se ha llegado a la insólita situación en la que los derechos de los animales son más importantes que los de las personas y no se ha podido hacer nada concreto para impedir la tenencia de estos canes en hogares particulares con el riesgo que esto conlleva para la sociedad.
 
Asimismo, las alcaldías de las ciudades principales se han visto rebasadas y el sistema de captura  de perros callejeros es casi inexistente. En La Paz, por ejemplo, deambulan jaurías enteras de perros, atemorizando a niños y adultos, esparciendo el mal de rabia y ensuciando calles y avenidas.
 
Una de las quejas más frecuentes de quienes trotan y hacen otros deportes en las calles paceñas, generalmente en las madrugadas, es la presencia de los perros callejeros, muchos de ellos agresivos, que les impiden desarrollar normalmente sus actividades. Los casos de mordeduras por parte de perros callejeros en la sede de Gobierno se cuentan por decenas cada día. En El Alto la situación es aun más preocupante, con miles de perros callejeros que impiden a los vecinos tener tranquilidad cuando van de compras, se dirigen a la escuela o se trasladan a trabajar.
 
Como decimos, la situación se debe a dos factores: la debilidad institucional, que hace que las alcaldías destinen pocos recursos para el control de estos animales. El segundo punto es la posición de algunos  defensores de los animales, para quienes la vida de un perro o un gato es más importante que la de una mujer lavandera destrozada por tres perros pitbull. Con ello, la gente seguirá criando varios perros en sus casas, que liberan por la mañana y dejan a su suerte, porque saben que no serán sancionados ni sujetos a reglamentación alguna.  Qué diferente es la imagen de otros países de la región, por no hablar de las naciones desarrolladas, en la que dueños de perros van detrás de ellos con una bolsa plástica recogiendo las suciedades de sus mascotas.
 
Cuando en el país entendamos que los derechos de las personas están por encima de los de los animales, todo esto cambiará.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

76
3

Comentarios

Otras Noticias