El impacto de la incertidumbre

lunes, 11 de abril de 2016 · 00:00
Las noticias en torno a la relación del Presidente con la empresaria Gabriela Zapata, la existencia de un hijo de ambos y la forma en que el Primer Mandatario pudo haber ejercido su paternidad se han convertido en una novela de misterio que deja un amargo sabor en la ciudadanía.  Al margen de las bromas e ironías, algunas de mal gusto, que ridiculizan a los protagonistas de este escándalo, el sustrato está en las lecciones que quedan para la sociedad luego de las postergaciones de una verdad que está fuertemente resguardada. Y estas lecciones van, al menos por tres ámbitos.

La primera  tiene que ver con la forma en que este Gobierno ha manejado el caso. Empezando por el principal involucrado: el Presidente.  Primero, por las imprecisiones de sus declaraciones, muchas de ellas en aparente contradicción con las evidencias; luego, por la estrategia de rescate emprendida por el Vicepresidente y algunos ministros- que, exentos de todo respeto por el sentido común y la coherencia, no han hecho más que dañar la imagen presidencial, mostrándola como errática y hasta mendaz.  Es tan deplorable la "defensa” del Presidente que han hecho estos representantes del Ejecutivo, que no ha faltado quien se cuestione si realmente tenían la intención de protegerlo, pues cualquier estrategia elemental de crisis hubiera recomendado, al menos, que un mismo vocero no tenga versiones contradictorias, como ha sido la norma. 
 
En segundo término, está el efecto que toda esta antología de dichos, entredichos y desdichos ha causado en el concepto que se tenía sobre la ética del Presidente y su entorno. El no haber podido transparentar y sincerar un tema que pudo haber quedado en el plano de la vida personal de los involucrados,  ha dejado lastimada la imagen presidencial en un aspecto que hasta ahora no había sido cuestionado, pero que a partir de estos hechos será muy difícil de restituir: su imagen como hombre, padre y ser humano. 
 
Aunque se acuse a los medios y al periodista que reveló la información sobre este tema de violación de los derechos del niño, ha sido el Ejecutivo con  sus representantes y el propio Presidente quienes más dañaron a este menor de edad.
 
Finalmente está la lapidación intempestiva que los medios  y estas autoridades de marras hicieron de Gabriela Zapata, hoy detenida en una cárcel.  Zapata ha sido apuntada no sólo por imposturas con el cargo que supuestamente detentaba en la transnacional china que ha firmado millonarios contratos con el Estado, sino que es responsabilizada por el Ejecutivo como una mujer que actuó sola, que tramó todo este entuerto de manera solitaria a pesar de las señales contrarias. 
 
Un capítulo aparte merece la intervención del nuevo actor en la truculenta historia: el ministro Juan Ramón Quintana; apuntado también por una relación afectiva con Zapata, pero sobre todo señalado por ser quien avalaba la presencia y participación de Zapata en oficinas y actos del Ministerio de la Presidencia.  "Todo lo que pasaba en mi oficina era de conocimiento del Ministro de la Presidencia (...) Ellos al final de cuentas han buscado chivos expiatorios”, sostuvo recientemente Cristina Choque, exdirectora de la Unidad de Gestión Social, dependiente del Ministerio de la Presidencia , actualmente encarcelada, como Gabriela Zapata.
 
Con  Zapata y Choque presas, con el Presidente que dio por finalizadas sus explicaciones (y las de sus ministros) sobre el tema y con un ministro Quintana que niega todo y sigue en su lógica acusatoria y amenazante, la verdad está cada vez más distante, y con ello el derecho y la necesidad de conocer, no los detalles de la vida amorosa de nuestros gobernantes -al parecer tan confusa como sus actos-, sino la red de influencias y seguramente otras consecuencias que rodea el caso. Con Zapata y Choque presas sin el debido proceso -como denunció el Defensor del Pueblo-, el Ejecutivo evidencia que nadie puede -menos la verdad, la transparencia y la justicia-ante el peso del poder.  Entre tanto, la autocrítica permanece ausente, mientras se echa mano del maltraído recurso del enemigo externo.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

43

Comentarios

Otras Noticias