Editorial

Inicio de destitución de Dilma Rousseff

sábado, 23 de abril de 2016 · 00:00
Finalmente se produjo el domingo el esperado voto de los diputados brasileños para ver si se autorizaba el inicio del proceso de destitución de la presidenta Dilma Rousseff. La opción "sí” al  impeachment  obtuvo más de los 342 votos necesarios, o dos tercios de los diputados, para empezar el proceso de juicio político. Dentro de unas semanas será el Senado que, por mayoría de sus integrantes  (41 de 81 senadores), podrá aceptar el juicio político contra ella, lo que implicaría su destitución por 180 días y su reemplazo por el vicepresidente Michel Temer. Si en ese periodo es encontrada culpable por el Senado, entonces su destitución sería permanente.
 
El juicio político contra Dilma, que no se da por un hecho de corrupción, sino por un mecanismo administrativo que "maquilló” las cuentas fiscales para permitir al Gobierno mayores niveles de endeudamiento, es la fase más alta, hasta ahora, de una crisis política, económica y social de grandes proporciones. 
 
Después de dos décadas de estabilidad y alto crecimiento, la sociedad brasileña, hace un par de años, empezó a exigir de sus legisladores y autoridades más transparencia, más honestidad y más eficiencia. El Mundial de 2014, en lugar de convertirse en un momento de unidad y autoestima nacional, fue el pretexto para que millones de brasileños protestaran contra el despilfarro, la corrupción y la ineficiencia de sus autoridades. El modelo político y económico que se creó durante el primer mandato de Henrique Cardoso empezó a desmoronarse.
 
El país se ha visto afectado por sucesivos hechos irregulares, como el denominado "mensalao”, es decir el pago ilegal mensual a diputados y senadores para que aprobaran leyes durante el primer mandato de Lula Da Silva, antecesor y padrino político de Rousseff. De ahí la cosa no paró más. El juez Sergio Moro empezó a investigar los hechos sucedidos alrededor de Petrobras hasta dar con un caso que se ha venido en denominar "Lava jato”, que involucra sobornos exigidos por esa empresa por una suma de por lo menos 2.000 millones de dólares, dineros que fueron vueltos a entregar, como coimas, a centenares de legisladores, autoridades, empresarios y profesionales en un gran escándalo de corrupción que ha remecido los cimientos mismos de la sociedad brasileña.
 
Dos tercios de los ciudadanos exigen la renuncia de Rousseff y el enjuiciamiento a Lula (involucrado en el "Lava Jato” y en el "mensalao”). Si bien el supuesto delito cometido por la Presidenta puede ser considerado como un tecnicismo ("maquillar” las cuentas fiscales), lo que ella está sufriendo es en realidad la ira popular contra todo un sistema corrupto.
 
Puede ser que Rousseff no haya alentado, o siquiera conocido, los entretelones de esos hechos irregulares (especialmente los de Petrobras), pero como Jefa de Estado es la que representa actualmente la podredumbre que los ciudadanos brasileños de a pie quieren barrer. Si a ello se suma la crisis económica, calificada como la más grave desde los años 30 del siglo pasado,  la situación es explosiva. Lo grave del problema es que todo el sistema ha sido afectado. Según investigaciones periodísticas, por lo menos un 60% de los congresistas brasileños están involucrados en hechos de corrupción. Son ellos los que han autorizado el juicio contra Dilma. El propio presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, está bajo investigación por desvío de fondos, tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y otros. Y es él quien ha tenido la desfachatez de autorizar el juicio contra Rousseff.
 
Todos los partidos, tanto los de la antigua coalición oficialista  como los opositores, están comprometidos con actos ilegales. El país, así, enfrenta el riesgo de inestabilidad porque el ciudadano no sabrá a quién entregar su respaldo en los próximos comicios de 2018. Ausencia de liderazgos, crisis económica, polarización e inestabilidad podrían generar la aparición de líderes que en vez de ayudar a ese gran país a salir de su crisis, los podría acrecentar aún más.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

20

Comentarios

Otras Noticias