Nuevas estrategias para otra reelección

domingo, 29 de mayo de 2016 · 00:00
Las últimas intervenciones públicas de altos jerarcas del MAS muestran una nueva estrategia para justificar un nuevo referendo. En esa línea, los agresivos discursos del vicepresidente García Linera y del ministro Quintana intentaron posicionar dos argumentos en la opinión pública.

El primer argumento es que, como la gente fue inducida a votar por el No en el último referendo por la difusión de "mentiras” sobre el supuesto hijo de Evo Morales, es lícita la convocatoria a un nuevo referendo.

Este planteamiento ignora que el escándalo Evo-Zapata giró principalmente en torno al presunto  tráfico de influencias, lo que está demostrado por el exponencial crecimiento de las cuentas bancarias de Zapata en un cortísimo periodo. Aunque se presentó a una supuesta red de empresarios delincuentes, no se dice ni se sabe si hubo pago de  coimas y, si fue así, quienes  firmaron los contratos que dieron origen al supuesto pago de  sobornos. Para colmo, el ministro Quintana, en cuyo ministerio se gestó la "organización criminal”, hace de juez y parte, al ser responsable de la investigación interna.

 El segundo argumento es que los principales culpables de la difusión de mentiras sobre el hijo de Evo fueron cuatro medios de comunicación independientes (El Deber, Página Siete, ERBOL y ANF), a los cuales el MAS denominó el "cártel de la mentira”. Esta acusación pretende dañar la credibilidad de dichos medios y justificar la necesidad de modificar la Ley de Imprenta, para evitar que estos supuestos excesos se repitan. Sin embargo, este punto no toma en cuenta que Evo, García Linera y varios ministros informaron sobre el supuesto hijo del Presidente en varias entrevistas y conferencias de prensa, por lo que atreverse a acusar de mentirosos a los medios que publicaron la información generada por los propios jefes del MAS parece una temeridad, por decir lo menos.

La amplia credibilidad de los medios de comunicación independientes cuestionados son el principal escollo que tiene el oficialismo para imponer su versión de los hechos. Por eso la necesidad de  desprestigiarlos.

La modificación de la Ley de Imprenta podría convertirla en una ley mordaza que permitiría al Gobierno aplicar penas de cárcel a periodistas que informen sobre temas incómodos para el oficialismo y posibilitaría la aplicación de millonarias multas a sus respectivos medios de comunicación, con lo que, de hecho, se forzaría una autocensura, que dañaría seriamente la libertad de expresión en el país. Algo parecido ocurrió hace poco en Ecuador.

Bastaría un artículo en la nueva Ley de Imprenta, que impida informar sobre casos de corrupción hasta que éstos estén debidamente investigados y juzgados, para dar potencialmente vía libre a la corrupción e impunidad en el país, porque como se sabe, la idoneidad e independencia de muchos fiscales y jueces está cuestionada. En este escenario, casos como el de las barcazas chinas o Fondo Indígena hubieran sido censurados.

 Por último, después de la victoria del No en el último referendo, varios dirigentes del oficialismo culparon de su derrota a las redes sociales. Esto hace pensar que una nueva Ley de Imprenta podría incorporar artículos que coarten la libertad de expresión que hoy rige en dichas redes; aunque este tipo de esfuerzos se ha demostrado inútil, porque la tecnología termina evadiendo la censura, sin mencionar que atentar contra la libertad de las redes sociales podría enojar a millones de usuarios y generar un efecto inverso al buscado por el oficialismo.

En conclusión, con estas decisiones y con las expresiones públicas de "algunos” sectores sociales y la reciente declaración del Presidente que "en el segundo tiempo veremos quién es quién”, es fácil predecir que el nuevo referendo es un hecho.

Si es así de irreversible, pese a los resultados recientes, cabría sugerir al oficialismo una nueva estrategia: la de apostar por otras vías que no sean la polarización y la confrontación. Quizá así la gente, cansada de discursos agresivos y altisonantes, repiense su decisión.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

190
1

Comentarios

Otras Noticias