La elección de un contralor

domingo, 8 de mayo de 2016 · 00:00
Al concluir un interinato de casi ocho años, el ex diputado masista Gabriel Herbas dejará el cargo de Contralor General del Estado luego de que la Asamblea Legislativa Plurinacional elija a su sucesor. Es de esperar que el nuevo funcionario público tenga la autoridad moral y los méritos profesionales que se precisan para reconducir y, especialmente, despolitizar a esa entidad. Sin embargo, ya existen ciertas señales de alarma en un proceso de selección y designación altamente conflictivo. Y es que lo que se juega el Gobierno con este cargo e institución no es un tema menor.

El conservar a esa entidad bajo su dominio le garantiza, tanto al presidente Morales como a todos sus ministros y viceministros, cierta tranquilidad a la hora de rendir cuentas sobre el manejo de los recursos públicos. Y por ello es que, muy probablemente, este cargo no recaerá sobre cualquier candidato, por más que este cuente con todos los requisitos, la experiencia y la idoneidad que exige la convocatoria.

Del proceso de calificación que se lleva a cabo en una comisión del Legislativo, preocupan dos hechos: la escasa concurrencia de aspirantes y la decisión de la Asamblea Legislativa Plurinacional de reducir el certificado de no militancia política de 20 a 15 años. Sobre lo primero se debe puntualizar en la necesidad de que se respete y valore la trayectoria y experiencia profesional de los aspirantes. Con Herbas se improvisó un contralor que, al parecer, nunca entendió que el funcionario público tiene la misión de servir a la ciudadanía fundamentando su accionar en  principios como la justicia, la verdad y la honestidad. Y esto quiere decir que la Contraloría no es un instrumento de coacción política destinada a castigar a ex funcionarios públicos o a encubrir actos de corrupción.

Un segundo punto de reflexión se refiere a la necesidad de que el cargo recaiga en una persona idónea.  Esta persona, además de contar con los estudios específicos para esta labor, debe demostrar que no tiene ni tuvo militancia política alguna y que tiene la suficiente fortaleza y autoridad moral como para sustentar sus posiciones en fundamentos técnicos a pesar de las presiones que pudiera recibir de los poderosos.

Si oficialismo y oposición logran articular un acuerdo que permita que esta designación recaiga sobre una persona de consenso, transparente y solvente profesionalmente, habrá ganado el país y especialmente los actuales funcionarios públicos que tendrán la certidumbre de que no les caerán notas de cargo infundadas ni juicios injustos en el futuro. Sin duda, la primera tarea de esa nueva autoridad será la de despolitizar la entidad, eliminando las normas que obligan a los auditores a encontrar responsabilidades por el solo hecho de cumplir con las metas institucionales. Y para ello, tendrá que trabajar en la mejora de las capacidades éticas y profesionales de su personal.

A tal punto se ha naturalizado el hecho de que el oficialismo intervenga y direccione las elecciones de autoridades, que no se está debatiendo debidamente cuán determinante es la independencia de ciertos funcionarios e instituciones para la democracia. Sin duda que una de ellas es la Contraloría General, que no sólo procesa a funcionarios o procedimientos irregulares de otras gestiones, sino que vigila y fiscaliza el buen uso de los recursos del Estado en todos los contratos, procesos y otras acciones de gestión pública.

Una Contraloría independiente puede ser incómoda para un Gobierno, pero a la vez es una garantía para el mismo.  Puede resultar un escollo para algunos funcionarios que prefieren las rutas expeditas y sin complicaciones, pero asegura a este mismo funcionario que cuando deje las tareas que se le han asignado por designación o voto, podrá hacerlo sin temor alguno a ser procesado o perseguido; finalmente, una Contraloría independiente es la mejor garantía de que la enunciada lucha contra la corrupción es una misión, no un discurso.

Es de esperar que este tipo de reflexiones se antepongan al inmediatismo de elegir a un contralor funcional. Esta es una oportunidad inmejorable.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

88
1

Comentarios

Otras Noticias