Discapacitados: la indolencia extrema

domingo, 12 de junio de 2016 · 00:00
La ministra de Comunicación, Marianela Paco, a la que se le pueden atribuir todas las virtudes menos la empatía y la asertividad, responsabilizó a la "intransigencia de los movilizados” por el accidente de tránsito que cobró la vida de dos personas en la vigilia instalada en Cochabamba. La Ministra, que aclaró que "el presidente (Evo Morales) no es un discapacitado” por la operación a la que fue sometido por su accidente futbolístico, sostuvo que esa "intransigencia” lleva a "este tipo de accidentes”. Sostuvo que el Gobierno intentó dialogar en diferentes oportunidades con los discapacitados sobre soluciones integrales, pero que éstos     se negaron. Finalmente,   acusó a las alcaldías opositoras  de mantener en pie este conflicto.

Suponiendo que Paco -dándole el beneficio de la duda que ella niega a todos- tenga razón en  sus argumentos, su desaprensiva alocución cayó como balde de agua helada no sólo a los discapacitados sino a la opinión pública. Y es que, cuando se cumplen prácticamente dos meses de la movilización que trajo a la plaza Murillo y sus inmediaciones a casi 200 personas con diferentes tipos de discapacidad de todo el país, y cuando ante la ausencia de un acuerdo el sector ha empezado a movilizarse en otras ciudades, la gente se encuentra conmovida por la situación de estas personas y sus familias. Más allá de la demanda que los alienta o de los intereses o manipulaciones que supuestamente los mantiene en la calle, lo cierto es que lo que se ve es profunda miseria y abandono. El límite de la dignidad humana ha sido ampliamente superado y no sólo por los embates represores que han sufrido numerosas veces de las fuerzas del orden, sino por la situación de mendicidad e indiferencia a la que han sido se sometidos.
 
La forma en la que el Gobierno -así haya hecho todos los intentos que menciona Paco- ha manejado este conflicto quedará en la memoria colectiva como de una indolencia asombrosa. No porque el Gobierno no haya jamás implementado una política en favor del sector, ni porque materialmente no esté en posibilidades de comprometerse al pago de un bono mensual, sino por la soberbia con que han procedido las principales autoridades, empezando por el propio Presidente. Lo de la ministra Paco no es más que una exhibición de ello y por el efecto causado por su declaración es fácil advertir que el Ejecutivo debiera pensar en otras alternativas de acercamiento que no sean la estigmatización y mucho menos la invisibilización.
 
Es de esperar que el frío invernal que azota los alrededores del centro del poder enfríe los ánimos y permita una actitud más compasiva y tolerante con este sector que claramente es desfavorecido.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

107
2

Comentarios

Otras Noticias