Cadena perpetua y otras improvisaciones

jueves, 16 de junio de 2016 · 00:00
Es preocupante que la tendencia adoptada –a sugerencia del vicepresidente Álvaro García Linera- en la tan esperada Cumbre Nacional de Justicia haya sido una mayor penalización. Pese a los enormes problemas estructurales que tienen a la justicia boliviana sumida en la peor de sus crisis, pese a que se creó enorme expectativa sobre esta Cumbre y pese a que se elaboró un listado de prioridades, al final el evento -en el que sólo participó el oficialismo y en el que la segunda autoridad del país impuso la línea, aunque se había anunciado que sería plural y participativa-,  decidió incomprensiblemente quedarse en la superficie. Sumatoria de condenas y cadena perpetua para violación de niños seguida demuerte fue el núcleo de la propuesta vicepresidencial adoptada por la Cumbre; y claro, es una propuesta que puede impresionar a muchos  porque llega a la médula de la sensibilidad popular y al hartazgo con la violencia de la cual son blanco fácil los más vulnerables, pero que analizada con detalle es inaplicable, además de involutiva, inconstitucional y demagógica.

Empecemos por el principio. Es demagógica porque sólo atañe a un delito (el abuso sexual a niños y niñas seguido de muerte) que no por ser aberrante es el centro de los problemas de violencia, crimen y delincuencia que afectan a la sociedad. Incluso si lo fuera, no será dando centenas de años de cárcel a los asesinos que se resolverá; principalmente porque, siendo coherentes con la realidad de la justicia y la situación carcelaria en el país, los problemas de retardación de justicia, hacinamiento y otros hacen insostenible la prolongación de las condenas.
 
Pero hay más. Es claramente involutiva y éste no es un tema menor.  Hace un siglo que la cadena perpetua (al igual que la pena de muerte) ha demostrado no sólo su carácter regresivo, sino su inutilidad para combatir la delincuencia violenta y aberrante.  
 
Según datos oficiales de 2013, en EEUU, campeón de la cadena perpetua, 40.000 reos condenados de por vida
hacinan las cárceles estadounidenses, al tiempo que la ola de crímenes violentos sigue creciendo. En Europa se ha impuesto la corriente legislativa de la "prisión permanente revisable” para los delitos más graves, consistente en una prisión indefinida hasta un número de años después  de los cuales la condena es revisable si el individuo está en condiciones de reinsertarse sin peligro de reincidencia en la comunidad.  
 
Esta corriente intenta equilibrar los rigores penitenciarios con los principios garantistas y ha sido seguida en Latinoamérica, especialmente en Chile, Argentina y Perú, donde el condenado "rehabilitado” puede recuperar su libertad después de 35 años de buen comportamiento carcelario, aproximadamente.
 
Finalmente, la propuesta es inaplicable por sus "dificultades” legales y constitucionales. Según los especialistas, para introducir la figura de cadena perpetua se necesita instalar una Asamblea Constituyente –no solamente una reforma a la CPE- porque afecta a los derechos fundamentales y también a las bases de la CPE aprobada en 2009. ¿Queremos hacer una nueva Constituyente?, ¿por qué –como país revolucionario- copiar lo peor del imperio cuando éste precisamente debate la necesidad de cambiar esa pena?
 
Esto nos lleva a la aparente inutilidad de la Cumbre. Aunque el presidente Morales se aventuró a decir que la Iglesia critica la aprobación de la cadena perpetua porque pretende proteger a "obispos pedófilos”, lo cierto es que lo comentado evidencia un pobre resultado para un evento del que se debiera exigir un mínimo de seriedad.
 
Ignorar que hay que pensar en mecanismos para garantizar que los nuevos operadores de justicia no sólo sean "sancionados” (o destituidos y eventualmente encarcelados) sino sean seleccionados por su trayectoria y méritos y cuiden su independencia del poder político como principal condición; y que se necesita además mejores condiciones presupuestarias para que la justicia no sea el reducto de la prebenda y el clientelismo, es ignorar peligrosamente el fondo de este capital problema nacional que ha llegado al punto de afectar la calidad de nuestra democracia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

152
1

Comentarios

Otras Noticias