La defensa del manantial del Silala

lunes, 20 de junio de 2016 · 00:00
La "viveza no da derechos”, se podría decir sobre la actitud de Chile respecto de los manantiales del Silala, un grupo de aguas de bofedales que, mediante canalizaciones artificiales, llegan a Chile y son usadas hace muchos años y para beneficio de empresas mineras,  sin pagar por ellas a su legítimo propietario, el Estado boliviano. 

El Gobierno chileno ha pretendido "pasar a la ofensiva” con este tema y ha presentado ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya un proceso para que expertos que ese alto tribunal  establezcan si realmente ese curso de agua corresponde a un río internacional o son, como plantea Bolivia, unas aguas de manantial, que se subsumirían naturalmente en el seco terreno altiplánico potosino y no llegarían a cruzar la frontera.
 
Esta acción de la Cancillería chilena, además de efectista, no tendrá efecto posterior, cuando se analice en terreno cuál es la situación de esas aguas. Bolivia lo iba a hacer de todas maneras, pero demoró en presentar su demanda.
El equipo del Silala, que estará presidido por el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, que es también agente ante La Haya para la demanda marítima, se reunió ayer para establecer la estrategia respectiva.
 
Sin embargo, es necesario poner énfasis en dos elementos: uno, es que Bolivia debió haber tomado esta decisión hace muchos años. Si no lo hizo es porque postergó la  jerarquización de  los temas de política internacional. En este caso, tras ser anunciado por el presidente Evo Morales, Chile tomó la iniciativa. El Gobierno boliviano debe aprender de este tema y, en el futuro, no advertirles a las autoridades del vecino país nada sobre futuras iniciativas hasta que no  las tenga preparadas. Está visto que éstas intentarán conducir los hechos a su favor, como es lógico pensar. 
 
El otro asunto que debe ser analizado es si la defensa de las aguas del Silala no está apocando nuestro objetivo principal como nación, es decir lograr una salida soberana al mar. Aunque la defensa del Silala es importante (en alguna ocasión el Presidente lamentó que Potosí haya rechazado el pago que quería hacer Chile por el 50% de las aguas, mientras se establecía lo que ahora está en manos de la CIJ), lo es mucho más la del mar. 
 
Es verdad que el Gobierno ha mantenido vigente la demanda marítima, que tiene unos plazos y unas fases que se están cumpliendo, por ejemplo, que Chile presente su "contrademanda” ante la CIJ, plazo para lo cual se vence el mes de julio próximo. Pero ahora la Cancillería boliviana tiene el desafío de hacer un adecuado equilibrio entre ese tema y el de la defensa de los bofedales del Silala, en el que confiamos se pueda demostrar la tesis boliviana. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

82
4

Comentarios

Otras Noticias