El golpe del Brexit a la Unión Europea

domingo, 26 de junio de 2016 · 00:00
La decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea, tras la victoria del Brexit  (acrónimo inglés formado por la unión de  las palabras Britain  y  exit) en el histórico referendo del jueves pasado,  ha abierto una crisis sin precedentes en el proyecto comunitario europeo, cuyos países miembros deberán hacer frente a un desafío igualmente inédito, y coloca  al propio Reino Unido ante un futuro incierto. El resultado de las urnas provocó una caída histórica de la libra esterlina, la mayor de los últimos 30 años, y el hundimiento de las bolsas europeas, en un primer reflejo del golpe. Ante la crisis, el primer ministro David Cameron, a quien se señala como el principal responsable del desaguisado pese a que hizo campaña por la permanencia, anunció su decisión de renunciar al cargo en octubre próximo.

El expresidente socialista español Felipe González, uno de los líderes europeístas históricos, dijo que Cameron  pasará a la historia como el "político irresponsable” que puso en juego el interés general de Gran Bretaña y de Europa para resolver un "problema personal y de partido”. "Incendió la casa para salvar los muebles y se quedó sin casa y sin muebles”, afirmó en alusión a la decisión del primer ministro británico de convocar al referendo para garantizar su reelección y hacer frente a la división de su  partido frente al dilema europeo. 
 
La canciller alemana Angela Merkel, quien recibió la noticia "con gran pesar”, afirmó que la decisión de los británicos es "un punto de inflexión para el proceso de integración europea”. Alemania es el principal socio y motor de la UE. 
 
El No británico "no es un problema existencial solitario”, como apuntó un analista europeo, sino que tiene raíces profundas e implicaciones todavía impredecibles. Detrás de la decisión está la gestión del fenómeno migratorio y la prolongada y difícil salida de la recesión y crisis económica, que  han dado alas a los populismos y nacionalismos, en muchos casos xenófobos, que ven en la Unión Europea la causa de los problemas que enfrentan sus socios. 
 
Más allá de las consecuencias políticas y económicas inmediatas, existe el justificado temor entre los europeístas a un eventual efecto dominó en el resto de los socios comunitarios. "El populismo y el nacionalismo galopan y contaminan. Podría ser una vacuna, pero es más probable que suponga un contagio en otros países de la Unión Europea”, advirtió Felipe González. 
 
Quienes más se alegraron por el triunfo del Brexit fueron precisamente los representantes del populismo conservador. El virtual candidato del  Partido Republicano  a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump,  dijo que es "grandioso” que los británicos hayan "recuperado el control de su país”, en tanto que Marine Le Pen, presidenta del derechista Frente Nacional de Francia, declaró que en Gran Bretaña "ha vencido la libertad”.
 
"Como llevo pidiendo hace años, ahora hay que convocar un referendo en Francia y en el resto de partidos de la UE”, agregó. En los mismos términos se pronunció Geert Wilders, el líder antiinmigración holandés, quien lidera los sondeos en su país.
 
Pero la decisión no es buena, en primer término, para Gran Bretaña, porque -como opinan los analistas europeos- ha dejado a Londres fuera de las grandes ligas de la globalización con respecto a Washington, Pekín, Moscú e incluso de la propia UE. Internamente, al golpe económico se suma la amenaza a la unidad del Reino Unido ante el eventual resurgimiento de la tentación independentista de Escocia, que podría replantearse, al igual que Irlanda del Norte, la utilidad de su unión con Inglaterra.
 
"Éste no es el principio del fin de la Unión Europea”, ha declarado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude  Juncker, pero evidentemente es el mayor golpe que sufre el proyecto comunitario desde su creación. Los líderes europeos están tratando de frenar las reacciones de pánico. El Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Inglaterra han salido al rescate del sistema financiero. El supervisor de Londres anunció una inyección de 250 mil  millones de libras y el BCE anunció que está preparado para colocar más liquidez.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

76
2

Comentarios

Otras Noticias