La situación de la prensa en Bolivia

viernes, 3 de junio de 2016 · 00:00
Reporteros Sin Fronteras (RSF), institución dedicada a la defensa de la libertad de prensa en el mundo y a la protección de periodistas, emitió un comunicado el pasado sábado en el que denuncia una campaña del Gobierno de Bolivia contra los medios. "Los insultos, las persecuciones ilegales y las campañas de difamación emprendidas por los altos representantes del Estado contra los periodistas de su propio país son intolerables y engendran una autocensura nefasta para la libertad de prensa”, señala la nota del responsable para América Latina de RSF.

Esta misma institución de origen francés  ha hecho públicas en los últimos años denuncias contra el acoso a la libertad de prensa y exige el fin del "acoso y el hostigamiento hacia periodistas, estudiantes, escritores, artistas, manifestantes o cualquier persona que busque expresar públicamente sus ideas”. Junto a Amnistía Internacional  ha denunciado que en diferentes países los periodistas y "otras personas que expresan sus ideas” han sufrido "persecución, amenazas, encarcelamiento, secuestros, tortura e incluso fueron asesinados” el pasado año y señalan su preocupación ante "la autocensura motivada por el miedo”.
 
En el caso boliviano, RSF hace referencia a las acusaciones emitidas el pasado 19 de mayo por el ministro Juan Ramón Quintana, que acusó a cuatro medios (entre ellos Página Siete) de conformar un "cártel de la mentira”, y aludió, con nombres y apellidos, a los periodistas Amalia Pando, Raúl Peñaranda y Andrés Gómez Vela que "son blanco de una verdadera campaña de difamación (...) con ataques verbales”. 
 
RSF es una de las  entidades defensoras de la libertad de prensa más conocidas a nivel mundial, por lo que su opinión supone un duro golpe para la imagen internacional del Gobierno de Evo Morales.. 
 
Al margen de ello, el hecho de que dos periodistas hayan tenido que pedir protección fuera de Bolivia demuestra la situación de inermidad en la que viven algunos medios en Bolivia.
 
Como la Fiscalía no es independiente, cualquier persona que sea crítica del oficialismo puede ser detenida incluso sin orden de aprehensión (y como se  está viendo, en pocas horas algún fiscal "regularizará” la situación con las  órdenes correspondientes).  Los periodistas que han pedido protección fuera de Bolivia  son Wilson García Mérida, director del periódico digital Sol de Pando, y Carlos Valverde, conductor de  programas de radio y TV  en Santa Cruz.
 
García Mérida  está en Río Branco, Brasil, en dependencias de la Iglesia Católica, mientras se aclara su situación en Bolivia. Fue acusado de "sedición” por  el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y ante lo que él creía era su segura detención en la audiencia de ese proceso, salió  del país.
 
Valverde, por su parte, fue el periodista que dio a conocer la existencia de un certificado de nacimiento de un supuesto hijo de Evo Morales y su exnovia Gabriela Zapata y de un presunto caso de tráfico de influencias debido a que ésta se convirtió en representante de varias empresas chinas, especialmente la CAMC, a la que supuestamente ayudó a firmar importantes contratos con el Estado, casi todos por invitación directa. Valverde, hace poco, dijo que tenía información de que ese supuesto hijo nunca existió, lo que motivó que el ministro Quintana hiciera la ya conocida alocución en el Legislativo en la que denuncia la supuesta existencia de "un cártel de la mentira” que busca desestabilizar  al Gobierno mediante  un "golpe político mediático”.
 
Valverde primero dijo que se ponía "a buen recaudo” y, después, reveló que está en Buenos Aires y que desde allí denunciará las presiones de las que es objeto. 
 
A todo ello se agregan anuncios de modificar la Ley de Imprenta o formular una ley de medios que impongan restricciones a la prensa. No es, por lo que se ve, un buen momento para el ejercicio del periodismo, o lo que es lo mismo para el debate libre y plural y el acceso a la información,  condiciones esenciales de un sistema democrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

114
3

Comentarios

Otras Noticias