Venezuela: de la crisis a la tragedia

sábado, 4 de junio de 2016 · 00:00
Con una escasez de cerca del 90% de los artículos de primera necesidad (alimentos y medicamentos), el cierre de empresas, una galopante e incontrolable inflación, saqueos a centros de abastecimiento y una inseguridad ciudadana que pone a Caracas como una de las capitales más peligrosas del mundo, Venezuela ha dejado de estar sumida en una crisis política y económica para pasar a la tragedia general.
 
Aunque todavía son encontradas las lecturas y noticias que llegan de  ese país, seguramente producto de la polarización entre medios gubernamentales y los pocos independientes, la realidad es prácticamente indisimulable.
Todavía el presidente Nicolás Maduro y quienes componen su debilitado régimen denuncian una confabulación y conspiración de la oposición y el imperialismo, pero la debacle social no permite mayores análisis.
 
Según la Deustche Welle,  "mayo se consolida como el peor mes que vive el país en los últimos tiempos en cuanto a la extrema situación que atraviesa el pueblo. Pese a los intentos del gobierno de Nicolás Maduro por silenciar la situación, las noticias sobre las bajas de varias empresas -entre ellas Coca-Cola y Lufthansa - son prueba de la crisis que vive Venezuela”.
 
A ello y ante la negativa del gobierno de debatir un posible referendo revocatorio, ha seguido, en las últimas horas, la decisión del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de convocar a una "sesión urgente” del Consejo Permanente de la entidad para discutir la "alteración del orden constitucional” en Venezuela, invocando la Carta Democrática Interamericana, un paso sin precedentes que abre un proceso que puede llevar a su suspensión del ente.
 
Almagro justifica la necesidad de que la OEA se involucre en la situación política interna de Venezuela, dada la situación de extrema gravedad que amenaza la institucionalidad democrática del país.
 
Según el Presidente venezolano, en su país no hay ninguna "alteración del orden constitucional” que amerite la invocación de la Carta Democrática Interamericana. Para Maduro, el hecho de que la Asamblea Nacional venezolana no pueda ejercer sus funciones, entre ellas que la oposición pueda activar el mecanismo constitucional del referendo revocatorio, no constituyen sino "asuntos internos que deben resolver los venezolanos”.  A pesar de ello, todo parece indicar que el desborde está por encima de los argumentos presidenciales y que la soledad empieza a acechar a un régimen que dio fin al periodo chavista, no precisamente por la brillante intervención de la oposición, sino por errores propios y una situación económica terminal, exacerbada por la caída de los precios del petróleo. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

114
1

Comentarios

Otras Noticias