Editorial

Arremetida contra la Alianza del Pacífico

lunes, 11 de julio de 2016 · 00:00
 El presidente Evo Morales ha vuelto a criticar a la Alianza del Pacífico, que integran Chile, Perú, México y Colombia, por considerarla un "proyecto del imperio” y de "saqueo de nuestros recursos naturales”, según expresó en dos recientes mensajes de Twitter.

Es una cuestionable decisión el haber hecho estas críticas, creemos, desaprensivamente. Ya hemos comentado en estas páginas que Bolivia le exporta a los países de la Alianza más de  lo que vende a los del ALBA. Es lamentable entonces que  el Presidente no repare en un hecho tan importante como delicado; cediendo al impulso  de insultar a países vecinos, con los que exportadores bolivianos tienen importantes negocios. 
 
En estos tiempos, es menos importante el signo ideológico  que la relación entre los pueblos y los intereses de los Estados y sus sociedades. Sin embargo, la tentación de nuestro Gobierno es imponer una específica visión ideológica sobre cualquier otro asunto, exponiéndonos a  estas injusticias y errores. Así es que Evo  Morales logró en un solo mensaje de Twitter insultar a cuatro de sus colegas de una sola vez. 
 
Se puede entender  que al Presidente no le interese mejorar la relación con la presidenta Michelle Bachelet, de Chile, lo cual es comprensible, pero el hecho de que también agreda a los otros integrantes de la Alianza, como Juan Manual Santos, de Colombia; Ollanta Humala, de Perú, y Enrique Peña Nieto, de México, es grave. No mejora la situación el hecho de que Mauricio Macri, de Argentina, el segundo país más importante para la economía boliviana, haya asistido como "observador” a la reciente cumbre de la Alianza.  Fueron también inoportunos  los tuits del Presidente considerando que el Jefe de Estado colombiano acaba de lograr un acuerdo de cese al fuego con las FARC, que ha sido destacado por líderes de todas las tendencias y de todos los continentes. 
 
Lo más cuestionable de los mensajes, sin embargo, es que atacan a Perú, un país absolutamente crucial para las relaciones bolivianas, pues tiene que ver con el equilibrio que logra Bolivia con respecto a Chile, con la migración binacional, con las exportaciones, con la historia y, no menos importante, con un proyecto que es de especial interés de Evo, el tren bioceánico.
 
Ya antes Morales calificó a Humala y los presidentes de la Alianza como "lacayos del imperialismo”. Acto seguido Perú resolvió, junto a Brasil y China, que el eventual ferrocarril bioceánico que se construya no atraviese por territorio boliviano. Después de la metida de pata del Presidente, con gran esfuerzo, la Cancillería logró recomponer las relaciones con ese país. 


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

128
4

Comentarios

Otras Noticias