Preocupación por la libertad de prensa

lunes, 18 de julio de 2016 · 00:00
Representantes de la comunidad internacional en Bolivia han destacado en los últimos días la importancia de la libertad de expresión en una democracia. "Sin libertad de opinión y sin libertad de expresión, no existe una verdadera democracia”, dijo el embajador de Francia en La Paz, Denys Wibaux, en tanto que su colega de la Unión Europea, Timothy Torlot, afirmó  que "la libertad de  prensa es muy importante en cualquier democracia del mundo”. Días antes, el encargado de Negocios de Estados Unidos, Peter Brennan, había dicho que "donde las personas no se sienten libres de hablar, de lo que piensan y de publicar lo que quieren, sin temor a represalias del gobierno, la democracia no está completa”. 
 
Aunque ninguno de ellos mencionó expresamente la situación boliviana, sus pronunciamientos –apegados al estricto lenguaje diplomático- tuvieron como marco las recientes acusaciones de altos funcionarios del Gobierno de Evo Morales a medios independientes, acusaciones que han sido calificadas por los aludidos como un verdadero ataque a las libertades de prensa, expresión y opinión. 
 
En vísperas de los pronunciamientos diplomáticos, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón  Quintana, se había mofado del pedido que formularon los medios agredidos al Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas para que constate la situación de la libertad de prensa en Bolivia mediante el envío de un Relator Especial. Quintana dijo que el pedido era "un perfecto ridículo, una vergüenza” y que los medios solicitantes eran "el hazmerreír de la gente sensata”.
 
Tanto Quintana como el vicepresidente Álvaro García Linera han acusado  a los diarios El Deber y Página Siete, a la Agencia de Noticias Fides, a la cadena Erbol y a los periodistas Amalia Pando, Andrés Gómez Vela y Raúl Peñaranda –grupo al que posteriormente sumaron a CNN- de haber conformado un "cártel de la mentira”, una "mafia mediática-política”, para atentar contra la imagen presidencial a partir del caso Zapata.
 
Las declaraciones formuladas en los días posteriores por diplomáticos acreditados en La Paz, que se sumaron a los pronunciamientos de dos organizaciones internacionales de prestigio - el Comité de Protección de Periodistas (CPJ) y Reporteros Sin Fronteras (RSF)- demuestran la preocupación de la comunidad internacional por las agresiones de que son víctimas los medios que no comulgan con la verdad única que pretende imponer el Gobierno del presidente Evo Morales.  
 
RSF denunció el "clima de hostilidad hacia la prensa boliviana” y afirmó que "los insultos, las persecuciones ilegales y las campañas de difamación emprendidas por los altos representantes del Estado contra los periodistas de su propio país son intolerables y engendran una autocensura nefasta para la libertad de prensa”, en tanto que el CPJ señaló que las "acusaciones sin fundamento y amenazas contra los medios de comunicación de Bolivia están claramente dirigidas a frenar el reportaje crítico sobre temas sensibles”.
 
Al evocar la Declaración de los Derechos del hombre y del Ciudadano como legado de la Revolución Francesa de 1789, el embajador  Denys Wibaux recordó como motivo del Día Nacional de Francia, el 14 de julio, que "esta Declaración ratifica un cierto número de derechos y libertades esenciales: libertad de opinión, libertad de expresión, sin la cual no existe una verdadera democracia y el principio según el cual la sociedad tiene el derecho de pedir cuentas a todo funcionario público sobre su administración”.
 
En ese mismo sentido se había pronunciado días antes, con motivo del Día de la Independencia de su país, el 4 de julio, el encargado de Negocios de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, quien, además de remarcar la importancia de estas libertades fundamentales para el sistema democrático, se refirió también a los medios informativos de uso masivo gracias a Internet. "  Esto se aplica también a las nuevas formas de comunicación y a las redes sociales”, explicó. 
 
En su última declaración sobre el tema, el presidente Morales dijo que los periodistas son "esclavos” de los dueños de los medios, a quienes responsabiliza de la supuesta "campaña” contra la imagen presidencial, y aseguró que en Bolivia "sobra la libertad de expresión”. Los pronunciamientos de los diplomáticos acreditados en Bolivia demuestran que la comunidad internacional está siguiendo con atención el accionar del Gobierno en la materia.
84
1

Comentarios

Otras Noticias