Editorial

Informe Chilcot y Tony Blair

viernes, 22 de julio de 2016 · 00:00
La razón por la cual el denominado Informe Chilcot tuvo un impacto mediático menor al esperado es porque se entregó justo después del referendo británico que estableció que ese país saldrá de la Unión Europea. Pero su trascendencia es enorme.

Encargado por su sucesor, Gordon Brown, el Informe Chilcot analizó la participación del expremier británico Tony Blair en la invasión y ocupación de Irak en 2003. Si bien las conclusiones son lapidarias, no difieren de lo que medios de comunicación independientes, gobiernos alrededor del mundo y especialistas contratados por NNUU dijeron en su momento: que no existía relación entre los atentados del 11 de septiembre en EEUU y el Gobierno de Irak, y que su presidente de entonces, Saddam Hussein, no poseía armas de destrucción masiva, como EEUU y Gran Bretaña insistieron y usaron como argumento para desatar la invasión.

Lo que EEUU deseaba, y lo hizo con ayuda británica y de otros países, era "vengar” los atentados del 11-S y, de esa manera mantener a su opinión pública sosegada, dice el informe. Pero esa "venganza” fue destinada contra el objetivo equivocado, porque Al Qaeda, que organizó los ataques terroristas, no tenía relación alguna con Hussein. Es más, eran adversarios, considerando que el dictador iraquí era una persona secular, que rechazaba los excesos islamistas de Al Qaeda.

Además, está el hecho de que los países desarrollados buscaban tener acceso al petróleo iraquí, que había estado al margen del mercado debido a las sanciones económicas implantadas años antes contra Hussein tras su fracasada invasión a Kuwait.

El informe Chilcot, por lo tanto, no ofrece detalles nuevos respecto al fondo del asunto: su valor es que es un reporte de carácter oficial del Estado británico. La comisión de investigación, que estuvo presidida por John Chilcot, entregó varias conclusiones, entre otras las siguientes:

Uno, que "la base legal” de la invasión británica "no era aceptable”. Dos, que se ordenó la acción militar cuando no se habían agotado las alternativas pacíficas para una solución. Tres, que fueron manipulados los informes de inteligencia, que nunca señalaron que Irak poseía armas de destrucción masiva. Cuatro, que no existía un plan para imponer la paz en la región después de concluida la intervención militar.

El punto más importante, sin embargo, es que Blair fue advertido de que Al Qaeda sería una amenaza militar en la región si desaparecía el régimen iraquí y que "la invasión sería una amenaza para el Reino Unido”. 

La realidad ha sido elocuente y dolorosa. Al Qaeda, reconvertida en Estado Islámico, es una entidad terrorista  poderosa que controla amplias regiones de Irak y Siria y que he generado miles de muertes en atentados terroristas. Además, el Estado Islámico ha influido en grupos islamistas fuera de Oriente Medio, como Boko Haram, en Nigeria, y otras organizaciones en países asiáticos, como las que han generado ataques en Bangladesh y otros lugares. Por supuesto, también está el terrorismo en Europa.

Blair no es el único culpable. Más que él lo es el expresidente estadounidense George Bush, quien inició la estrategia contra Irak y Afganistán y que presionó a Blair a actuar como lo hizo. Bush, por eso, tiene una responsabilidad aún mayor. La invasión a Irak ocasionó por lo menos medio millón de muertos, además de la desestabilización de Irak y, como hemos dicho, el surgimiento  del terrorismo.

Ante las evidencias del Informe Chilcot, activistas de derechos humanos han empezado a pedir que los casos de Blair y, probablemente, de Bush, sean enviados a la Corte Internacional de Justicia para juzgarlos por crímenes de guerra. Lo que se ha propuesto  es que, como se hizo en el caso del presidente serbio Slobodan Milosevic, acusado de crímenes de guerra, y de los cabecillas del genocidio de Ruanda, se conforme un Tribunal Penal Internacional ad hoc que estudie estos casos. Es algo que la comunidad internacional debe analizar. Medio millón de muertos no es algo que deba pasarse por alto sin una sanción.















23

Comentarios

Otras Noticias