Editorial

¿Unidad en la oposición?

sábado, 30 de julio de 2016 · 00:00
Uno de los pocos temas en los que los bolivianos  coinciden es el de la debilidad de una posición política en el país.
 
Aunque los resultados del último referendo fueron considerados como un triunfo opositor, esta victoria proviene de diversos movimientos ciudadanos independientes más que de partidos políticos. Sin embargo, e inclusive a pesar del desequilibrio de fuerzas que existe entre el partido oficialista (MAS) y los opositores, la presencia de estos últimos en el Congreso es esencial para fiscalizar el poder: tarea fundamental de la democracia.

Con todo, el surgimiento de nuevas fuerzas políticas organizadas, o el fortalecimiento de las actuales, continúa siendo una tarea pendiente, principalmente en el entendido de que las hegemonías partidarias sólo convienen a quienes son parte de ellas y dejan sin espacio a las voces disidentes y críticas que son fundamentales en un sistema democrático.

Muchas veces se  ha llamado a la unión o al acercamiento de las fuerzas de oposición, pero la distancia entre ellas suele ser irreconciliable. Por ello, no deja de ser novedoso  que representantes de  Soberanía y Libertad (SOL.bo) y Bolivia Somos se hayan reunido con miras a analizar la conformación de un frente unificado para las elecciones generales de 2019. José Luis Bedregal, vocero de SOL.bo, expresó que se busca conformar un frente único que incluya "a (todas) las fuerzas progresistas, democráticas, populares del país”.

Cualquier iniciativa destinada a la renovación de las ofertas y los  liderazgos, sea desde el oficialismo y la oposición, es útil  para el reforzamiento de la democracia .  Desde el punto de vista de la oposición, ya sea que el candidato  fuera el presidente Evo Morales u otro dirigente, las fuerzas opositoras deberán actuar   de manera unificada si quieren tener alguna posibilidad de éxito. 

El anuncio que acaban de hacer las  dos fuerzas mencionadas  supone un avance en ese sentido, pero existen otras organizaciones  en el país que continúan actuando de forma aislada. Una iniciativa unificadora se produjo antes de las elecciones de 2014, pero sin éxito. Cuando faltaba poco tiempo para el cierre de las candidaturas, y tras extenuantes iniciativas y  negociaciones, uno de los candidatos  rompió la unidad, generando la dispersión del voto opositor y  contribuyendo a que el MAS logre los dos tercios de votos que le permitieron intentar la reforma constitucional para la reelección y designar a personas cercanas al oficialismo en cargos clave. 

La unidad de las fuerzas  de oposición está lejos. Cada líder regional   o local  cree tener los méritos para  ser candidato, pero sin  desprendimiento  y  mirada de largo plazo la unificación será imposible. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

109
2

Comentarios

Otras Noticias