Editorial

Cifras del discurso presidencial

viernes, 12 de agosto de 2016 · 00:00
El presidente Evo Morales dio el 6 de agosto, día de la independencia de Bolivia, un discurso relativamente sobrio en comparación a los que nos tiene acostumbrados. A diferencia de los discursos del 22 de enero, el día elegido por Morales para tener un perfil diferente a los mandatarios del pasado, en general los del 6 de agosto suelen ser más breves y, por ello, más razonables. Según algunos periodistas, con 47 minutos, el del sábado fue el discurso más corto de Morales en 10 años y medio de gestión.

Esta última alocución fue, también, más autocrítica. Si el 22 de enero pasado Morales seguía insistiendo en el "excepcionalismo” de su régimen y, mediante la forzada exhibición de cifras, haciendo ver que el desempeño del Gobierno es único en la historia nacional, menos de seis meses después la situación parece ser distinta. El Presidente admitió que la economía se ha desacelerado, que el desempleo ha aumentado y que la producción de gas ha caído.

Sobre el desempleo, dijo que éste "subió” al 4,4%. Si esa cifra fuera realista, Bolivia sería uno de los países con menos cesantía del mundo, superando a naciones industrializadas como Corea del Sur, Japón, Alemania o EEUU. Sí, el desempleo en Bolivia puede ser que se ubique en torno a esa cifra debido a la manera que tiene el INE de medirlo. Si una persona trabaja por lo menos una hora a la semana, por ejemplo lavando autos, entonces es considerado "empleado” por el INE. Pero lamentablemente alrededor del 70% depende del trabajo informal, del subempleo o de trabajos sin seguridad social. Sólo el 30% de la población boliviana tiene todos sus derechos laborales protegidos, como vacaciones, acceso a seguro de salud, jubilación y pago de beneficios en caso de despido.  Así que la estadística presidencial de desempleo no refleja la situación de  la mayoría de los bolivianos.

El Presidente también se refirió a la producción de gas. Señaló que por primera vez en varios años ésta había bajado, de alrededor de 60 millones de metros cúbicos diarios de gas al año a 58 millones. 

Ello es parcialmente cierto. Según datos de YPFB, el total del volumen transportado registró un nivel mínimo de 50,1 millones de metros cúbicos el 25 de julio y luego se mantuvo por debajo de 55 millones durante varias semanas. Así que la situación es todavía más preocupante que la admitida por el Jefe de Estado.

El crecimiento general del PIB, de alrededor del 4,5%, aunque se mantiene como el más elevado del continente, está sustentado sobre todo en dos sectores, la banca e impuestos. La "economía real” crece mucho menos o, de hecho, decrece, como han denunciado empresarios agropecuarios para su sector.

Con todo, el concepto más importante que expresó el Mandatario en su mensaje a la nación es el referido a que Bolivia no puede depender de un solo producto, en este caso la exportación de gas. Ha sido lo más cierto señalado por Morales. Ser un país que depende de las materias primas ha hecho de Bolivia un país muy pobre y muy desigual. Los precios de esos productos están fuera de nuestro control y, por lo tanto, dejan a nuestra economía inerme ante bandazos y fluctuaciones. Los productos con valor agregado, y más aun los industrializados, tienen fluctuaciones de precios mucho menores. Sin ir más lejos, el jugo de naranja varía menos que el de la fruta misma, como el de los alambres de cobre varían mucho menos que el cobre propiamente; o un clóset con respecto a la madera. Y así en todos los casos. La fetichización que hemos tenido los bolivianos con respecto a las materias primas es la que ha hecho que políticos hagan campaña alrededor de éstas, siempre con el mismo resultado: la incapacidad de luchar contra la pobreza. Esa fetichización viene desde la Colonia misma, ya que los españoles también le dieron, en ese tiempo, a la plata un valor muy superior al que realmente tenía.

Morales y Álvaro García Linera llevaron eso al máximo, al equiparar  la nacionalización del gas con "dignidad nacional” y "liberación económica”. El Presidente acaba de reconocer que nada de eso es verdad.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

215
51

Comentarios

Otras Noticias