El repunte de Donald Trump

lunes, 12 de septiembre de 2016 · 00:00
Con todas las cosas que Donald Trump, el candidato republicano, ha hecho y dicho, en EEUU existe un debate de por qué el liderazgo en las encuestas de Hillary Clinton no es más elevado.

A principios de septiembre, las encuestas señalan que Clinton tiene una ventaja de solo tres puntos sobre Trump, a diferencia de los nueve puntos que le llevaba a principios del mes pasado.
 
Trump es uno de los peores candidatos republicanos de años recientes. Ha usado una retórica agresiva e hiriente frente a migrantes latinos, ha equiparado a todos los musulmanes con terroristas, ha hecho comentarios insultantes con respecto a mujeres y discapacitados y, aún así, mantiene posibilidades de vencer en las elecciones de noviembre próximo.
 
Aunque los especialistas creen que Clinton, finalmente, vencerá, ello no le resta importancia a la pregunta de por qué Trump mantiene un apoyo sorprendentemente alto. La respuesta puede darse en dos sentidos: es verdad que la candidata demócrata genera muchas resistencias. Tiene la imagen de ser una mujer fría y calculadora, además de poco transparente. La Fundación Clinton, debido a sospechosas donaciones que recibió, está bajo escrutinio de los medios de ese país.
 
La otra explicación es simplemente que una gruesa parte del electorado norteamericano mantiene posiciones racistas, xenófobas y sexistas y por ello no reacciona negativamente a las declaraciones lanzadas por Trump respecto de las minorías y de las mujeres. Ello es algo preocupante, que demuestra que las ideas reaccionarias, conservadoras y guerreristas de Trump están presentes en el seno de la sociedad estadounidense. De hecho, con esas ideas es que Trump fue elegido como candidato republicano por amplio margen y que hoy le pisa los talones a una política como Clinton, más moderada, razonable, informada e inteligente que él. Pero tener esas características, por lo visto, no garantiza una victoria en el país norteamericano.
 
En algún momento de la campaña se creía que EEUU estaba a salvo de elegir a un político populista e intolerante como Trump, cosa que sí ha ocurrido en varios países europeos. Hoy ello no es tan seguro. El postulante republicano basa su respaldo en sectores de votantes blancos empobrecidos, que creen que han sido "olvidados por el sistema” y que los valores que sustentan (matrimonio heterosexual, respaldo a la Policía bajo cualquier circunstancia, apoyo al intervencionismo militar, etc.) ya no tienen sentido. Si Clinton gana los comicios debe trabajar fuertemente con ese sector de la ciudadanía y tratar de reducir su sentido de alienación.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

106
3

Otras Noticias