Editorial

La estrategia de Corea del Norte

martes, 13 de septiembre de 2016 · 00:00
Corea del Norte  ha hecho noticia en días recientes, y nuevamente por las razones equivocadas: Kim Jong-Un, el dictador norcoreano, ordenó la semana pasada la realización de un nuevo ensayo nuclear, lo que generó indignación internacional.

El Gobierno de ese país afirmó que detonó una cabeza atómica capaz de ser instalada en un misil. Según analistas, si eso es verdad, el ensayo colocaría a Corea del Norte en el camino a tener armas nucleares con capacidad para afectar a sus vecinos, lo que podría lograr en la próxima década, e incluso regiones distantes, como la isla estadounidense de Hawái o la costa oeste norteamericana. La explosión  tuvo una potencia de entre 10 y 15 kilotones, según fuentes de inteligencia de países occidentales, mientras la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima, en 1945, tenía 15 kilotones de potencia y logró generar cientos de miles de muertes.

Generalmente se consideran las acciones de Corea del Norte, y específicamente las de su presidente, Kim Jong-Un, como irracionales, propias de una persona inestable. Ello podría no ser así y sus decisiones más bien estarían indicando lo contrario: una "racionalidad” destinada a mantener la relevancia internacional de su país e, internamente, su poder sobre la cúpula de las FFAA. 

Las recientes muestras de brutalidad, como fusilamientos de funcionarios por razones pueriles, podrían demostrar inseguridad de parte de   Kim Jong-Un, que entonces juega con armas de destrucción masiva para afianzar su posición política. Corea del Norte está gobernada por una secante dictadura militar.

El hecho de que se haya  producido este nuevo ensayo nuclear demuestra también el fracaso de la estrategia norteamericana, de aumentar paulatinamente las sanciones contra Corea del Norte. Ello, como se ha visto, no ha tenido mayores resultados. EEUU analiza como posibilidad futura ordenar un bloqueo absoluto contra ese país, y aislarlo por completo, pero ello podría irritar a algunos gobiernos asiáticos, especialmente al chino. Éste también ha mostrado su fracaso como "hermano mayor” de Norcorea. Se suponía que China, el país más cercano a Corea del Norte, tenía la capacidad de controlar a su extraño líder, pero ello no ha ocurrido.

Paralelamente, EEUU ha visto resentida su relación con China debido que para proteger a Corea del Sur ha aceptado establecer el sistema antimisiles Thaad, por sus siglas en inglés. China cree que ese programa oculta un sistema de espionaje a las actividades militares chinas. Mientras tanto, nadie tiene a la vista una solución para tan grave problema.
39
1

Comentarios

Otras Noticias