Editorial

La doble vara de la discriminación

martes, 20 de septiembre de 2016 · 00:00
Junto al Ministerio Público, el otro mecanismo que suele usar el Gobierno para amedrentar a los opositores y medios de comunicación es el Viceministerio de Descolonización. Esa entidad estatal, aunque nunca ha llegado a sancionar a nadie, se usa muchas veces como el primer recurso de las autoridades para intentar acallar a las voces críticas. Cada vez que un opositor hace una declaración que puede ser considerada polémica, entonces el viceministro Félix Cárdenas entra en acción. Sin embargo, cuando son las autoridades que insultan, degradan o denigran a periodistas o adversarios políticos, entonces Cárdenas hace la vista gorda.

 Por ejemplo, en recientes días,  altas autoridades de Gobierno han vuelto a atacar a los trabajadores de la prensa señalando que los "periodistas son bufones” y que la embajada de EEUU les paga con "platos de lentejas”; también han dicho que los opositores son ladrones e incluso delincuentes.

 Cárdenas se escuda en el supuesto hecho, que aclaró esta semana por primera vez durante su gestión, de que no puede actuar en situaciones que comprometen a ministros. Rara entidad ésta, que fiscaliza los hechos de supuesta discriminación y que no puede atender los casos en los que las máximas autoridades son las que cometen los delitos. Increíblemente, puede denunciar a legisladores opositores y a ciudadanos de a pie, pero no a ministros.

 Otras circunstancias recientes demuestran la inconsistencia de la gestión del viceministro Cárdenas. Por un lado aceptó, y consideró válida, la denuncia de la ministra Marianela Paco, que acusó a nueve personas por supuestos actos de discriminación, varios de ellos porque usaron sus cuentas en las redes sociales para burlarse del sombrero que usa a diario. Paco sostiene  que esas burlas, y otros comentarios críticos, son discriminatorios, y por eso acudió al Viceministerio. 

 De manera paralela, Cárdenas dijo que no podría actuar de oficio en el caso de la esposa del alcalde de La Paz, Maricruz Ribera, que fue aludida por grafitis críticos escritos por el grupo feminista Mujeres Creando, y que ella consideró discriminatorios. 

La argumentación de Cárdenas fue, por lo menos, curiosa, ya que señaló que Ribera y María Galindo, líder de Mujeres Creando, "son personas públicas (…) nosotros actuamos cuando los afectados son personas de alta vulnerabilidad”. O sea que, para el viceministro Cárdenas, seguramente la ministra Paco no es una persona pública y es de "alta vulnerabilidad”. La lucha contra la discriminación es favorable y necesaria. Pero usarla  para perseguir a opositores   desvirtúa este propósito y es claramente antidemocrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

261
50

Otras Noticias