Editorial

Datos del Consejo Autonómico

lunes, 05 de septiembre de 2016 · 00:13
El discurso del vicepresidente Álvaro García Linera ante el Consejo Nacional Autonómico fue muy revelador de cómo él, y el resto del gobierno, ven el proceso de descentralización del país. Dijo que como no debe aceptarse el "avasallamiento” entre municipios o departamentos para obtener mayores recursos, tampoco debe permitirse esa situación contra el gobierno central. En su larga exposición mencionó que ese "avasallamiento” sería negativo porque el gobierno central invierte gran parte de sus recursos en las regiones queb ahora le exigen al Estado una mayor participación en la inversión de los mismos. Precisamente es eso lo que los municipios y departamentos critican: que sea el gobierno central el que use excesivos fondos en realizar obras en las regiones, cuando son éstas, si seguimos la lógica de la descentralización y la autonomía, las que deberían realizarlas. Por eso tan revelador el discurso del Vicepresidente: lo que está diciendo es que el gobierno central seguirá haciendo obras y proyectos en las regiones, y que los municipios y gobernaciones se quedarán mirando de palco. Ante estas afirmaciones, uno se pregunta, entonces, de qué descentralización se está hablando si el propio Segundo Mandatario, de manera explícita, señala que el Ejecutivo es renuente a dar recursos para que las regiones definan su desarrollo. El gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, fue muy claro en este punto al señalar que hoy en Bolivia el gobierno central dispone del 88% de los recursos, frente al 12% del resto del país. Otra declaración muy nítida respecto de la visión gubernamental fue la del ministro Hugo Siles, de Autonomías. "Fácil es pedir plata, pero lo complejo es hacer gestión pública”, expresó el ministro en una entrevista periodística. Se revela así que su pensamiento de fondo es que el gobierno central es dueño de los recursos, y los municipios y departamentos se limitan a "pedir plata”. La argumentación es errada: el gobierno central no es propietario de esos recursos, sino que todo el país lo es. Lo que se obtiene por la exportación del gas y otros productos, lo generado por el cobro de impuestos, etc., no le pertenece al gobierno, sino a todos los bolivianos. La reunión del Consejo Autonómico del jueves se realizó con bueno modales y promesas de mejor comportamiento por parte del Ejecutivo. Pero la lentitud mostrada hasta ahora en el avance de la autonomía no cambiará porque, como hemos señalado en este espacio, el gobierno prefiere apostar al centralismo y de esta forma no se puede hablar de procesos autonómicos.
20

Comentarios

Otras Noticias