Criticable asunto de la “mala práctica”

domingo, 1 de octubre de 2017 · 00:00
Los problemas en los que se han metido los presidentes de las cámaras de senadores y diputados a raíz del planteamiento de modificación del artículo 200 del proyecto de Nuevo Código del Sistema Penal –que sostiene que todo profesional que por una "mala práctica” cause daño en la salud o integridad física de otra persona será sancionado con reparación económica y cumplimiento de instrucciones judiciales- son el reflejo de la manera precaria y poco seria en la que se aprueban las normas legales en el país. 
 
Presionados por familiares que aseguran ser víctimas de negligencia médica, José Alberto Gonzales y Gabriela Montaño aceptaron que se incluyan en el nuevo Código del Sistema Penal boliviano algunos artículos excesivos contra los profesionales de la salud. Si un paciente moría, denunciaron los médicos, los profesionales de salud podían ser despojados, sin proceso previo, de sus licencias profesionales e incluso ser pasibles a sufrir penas de cárcel. Ante la sola denuncia.
 
Esa propuesta, que no tiene parangón con otras similares de la región, alarmó al Colegio Médico, que logró hacer que se mejore. Pero el remedio resultó peor que la enfermedad, porque Gonzales y Montaño aceptaron, entre varias reformas, que no se hable ya de "mala práctica médica”, sino de "mala práctica profesional”. 
 
El Presidente del Senado expresó que la nueva norma abarcaba a todos los profesionales, incluido el trabajo de los periodistas, lo que generó una comprensible polémica. Si se acepta esta norma, los comunicadores serían pasibles de penas de cárcel si es que algún juez creyera que cometieron "mala praxis”.
 
Ello, por supuesto, es inaceptable, ya que los periodistas trabajan con elementos que son subjetivos y, además, cambiantes. Un ejemplo clásico podría ser el del supuesto hijo del presidente Evo Morales. El mismo Mandatario aceptó que había tenido un hijo, pero luego se desdijo y echó la culpa a los medios. ¿En qué quedamos? ¿Esa sería "mala práctica profesional” aunque fue Morales quien dio la información?
 
Montaño, la presidenta de la Cámara de Diputados, contradijo a Gonzales y expresó que la norma no afectará a los periodistas, cuya labor está protegida por la Constitución, la Ley de Imprenta y el Pacto de San José, entre otras normas. La Presidenta de Diputados ahora se compromete a corregir nuevamente el texto. Ojalá que al hacerlo los legisladores no vuelvan a meter la pata.
 
Se debe volver al problema original: un médico no puede ser castigado simplemente porque un paciente muere. Aunque todos estamos conscientes de las deficiencias de formación y equipamiento del personal en salud y de los centros médicos del país, en la mayoría de los casos, los pacientes que sufren consecuencias negativas lo hacen debido a la fragilidad de la vida y las condiciones generales de la salud que sufre Bolivia. La mala praxis debe ser entendida como una excepción y ser tratada como tal. Cuando se crea que ha ocurrido, ese médico merece ser acusado y sancionado. Pero los castigos maximalistas no producirán nada bueno.
 
Es importante que mejore en el país la calidad profesional en todos los ámbitos, lo mismo que la responsabilidad e idoneidad para el cumplimiento de diversas profesiones y cargos, pero la penalización de ello no es la respuesta; máxime si se incluye a oficios como el de informar, de cuya libertad de expresión depende la calidad de la democracia. En esta lógica, que afortunadamente está siendo revisada por nuestros legisladores, los primeros en ser juzgados y sancionados debieran ser los asambleístas, los jueces, las autoridades públicas y una larga lista de oficios y profesiones que día a día dejan vacíos en su rendimiento, por no hablar de la impunidad que es parte de la historia de la cultura política de nuestro país.
 
Sin ir muy lejos, a estas alturas, el ciudadano podría preguntarse si los magistrados del TCP que admitieron el recurso para desactivar cuatro artículos de la Constitución incurrieron en mala práctica profesional, pues está claro que no tenían competencia para eso.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

141
3

Otras Noticias