Tus narcos contra mis narcos

lunes, 30 de octubre de 2017 · 00:00
"Mal de muchos, consuelo de tontos”, dice el adagio popular para significar que las malas acciones no son justificables por el solo hecho de que otros también incurrieron en las mismas. 
 
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, al parecer, no tomó en cuenta la sabiduría popular a la hora de involucrar a los gobiernos del pasado con el narcotráfico, luego de haber admitido que una excandidata a subgobernadora del MAS es madre de un pez gordo de las drogas.
 
Se trata de Carmen Lima Lobo, madre de Fabio Andrade Lima Lobo, quien fue detenido en Brasil junto a Carlos Áñez, en posesión de 480 kilos de cocaína.
 
Luego de corroborar esos datos, Romero aseguró que Carmen Lima Lobo es hermana del emenerrista Hugo Vargas Lima Lobo, que llegó al cargo de alcalde de San Joaquín en una alianza con Demócratas. Luego se establecería que en realidad son primos y no hermanos. También dijo que Óscar Vargas Lima Lobo, otro hermano, fue candidato a asambleísta de Beni por Demócratas. La autoridad denunció además que Carlos Áñez, el acompañante  de  Andrade Lima Lobo, es sobrino  de la senadora opositora Jeanine Áñez.
 
Hasta ahí queda claro que el ministro Romero estaba tratando de distraer la atención  sobre el caso principal.
 
Tratar de encontrar otros parentescos con la oposición rebuscando en el árbol genealógico de los narcos es ocioso, a no ser que el objetivo sea limpiar la imagen del MAS a costa de sus oponentes.
 
Los delitos son personales, eso no cabe duda y vale tanto para los políticos del MAS como para los de la oposición, pero el Gobierno tiene una responsabilidad central en el tema porque está a cargo de los controles en la lucha contra del narcotráfico.
 
Pero, el ministro Romero no sólo buscó –y encontró– nexos de estos narcos con los opositores, sino que se fue hasta el pasado para hallar vínculos de connotados políticos de la época con el narcotráfico. Ni los muertos se salvaron de la lista de Romero, pues halló una relación de ADN con Roberto Suárez, el rey de la cocaína; ligó el narcoavión con el MNR y particularmente con Carlos Sánchez Berzaín y, ¡cómo no!, se acordó de los narcovínculos del MIR, por el que Óscar Eid Franco estuvo preso en San Pedro.
 
Así las cosas, se podría decir que el Ministro logró no un empate, sino una goleada de narcos neoliberales  frente a los narcos socialistas. A Romero le faltó decir que "tus narcos son más” que "mis narcos”. 
 
En vez de hallar estos enlaces añejos, el Ministro de Gobierno debería asumir que, lentamente, el narcotráfico está penetrando en estructuras medias y bajas del MAS y que es hora de ponerle un alto al asunto si no quiere que su partido termine estigmatizado.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

350
4

Otras Noticias