Editorial

La fuga de un opositor

miércoles, 22 de noviembre de 2017 · 00:10

El dirigente opositor venezolano Antonio Ledezma, uno de los prisioneros políticos más emblemáticos del régimen de Nicolás Maduro, logró escapar de su arresto domiciliario y pasó primero a Colombia y, después, a España, donde ha recibido asilo y se entrevistó con el jefe de Gobierno, Mariano Rajoy.

Éste destacó el papel de Ledezma como uno de los principales líderes venezolanos y mencionó su valentía y honestidad.


El dos veces alcalde de Caracas aseguró que tomó la decisión de salir de su país ante la posibilidad de que su arresto domiciliario sería suspendido y que sería enviado a una cárcel conocida como La Tumba, donde las condiciones de detención son atroces.


Ledezma se convertirá, de facto, en el líder venezolano más prestigioso en el exterior y ya ha anunciado que hará giras por muchos países para acrecentar la presión internacional contra Nicolás Maduro. Este abogado de 62 años fue crucial para lograr la Mesa de Unidad Democrática (MUD), en cuyo seno logró amortiguar las diferencias entre moderados y radicales, conservadores y progresistas.

Una vez detenido hace casi tres años por sus actividades opositoras, Ledezma pidió con cada vez más énfasis que la MUD no negociara con el régimen madurista.


La MUD, que está debilitada por los desgajes que ha sufrido últimamente, espera reunirse el 1 de diciembre en República Dominicana con el Gobierno, pero la oposición a ese encuentro que profesa Ledezma podría hacer abortar su realización.


Hasta ahora, sin embargo, lo más importante de la fuga de Ledezma, de la que no informó ni siquiera a su esposa e hijas, con quienes se reencontró en Madrid, es que reveló que militares venezolanos que pudieron haberlo denunciado no lo hicieron durante las 22 horas que duró su periplo por carreteras venezolanas para lograr llegar a la frontera colombiana. El expresidente colombiano Andrés Pastrana ayudó a su fuga. Diariamente la Policía venezolana le sacaba una foto, entre las siete y ocho de la mañana, y su casa estaba rodeada por dos patrullas de guardias de seguridad. Pero logró salir en un vehículo y allí empezó su carrera por la libertad.


Al igual que otros dos famosos presos políticos venezolanos, Leopoldo López y Daniel Ceballos, Ledezma cree que en Venezuela se debe reiniciar las protestas callejeras, pese a que esa estrategia ha resultado hasta ahora infructuosa, y piensa que la crisis económica y la inseguridad que se registra en su país serán la clave para derrocar al presidente Maduro. Su influencia y su rol internacional sin duda serán un factor que podría desequilibrar las fuerzas a favor de un régimen democrático.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

219
3

Otras Noticias