editorial

Golpe a la CPE y a la voluntad popular

jueves, 30 de noviembre de 2017 · 00:00

La sentencia del Tribunal Constitucional que habilita al presidente Evo Morales para que pueda postular a todos los mandatos que desee a lo largo de su vida es un certero golpe a la Constitución Política del Estado, aprobada por el 61,4% de los votos en un referendo celebrado el año 2009  e impulsada, previamente, por el MAS.


Es también un duro golpe a la voluntad popular, que el 21 de febrero de 2016 le dijo No a una nueva postulación de Morales con el 51,30% de los votos.


Pese a que de forma explícita la Constitución del 2009 y el referendo del 2016 le niegan a Morales la posibilidad de postular a un nuevo mandato en 2019, éste ha decidido insistir por todos los medios que encontró a su alcance, incluso violando su propia palabra. Es oportuno recordar que poco antes del referendo del 21 de febrero, Morales dijo que se iría a su casa si perdía en las urnas. “Si el pueblo dice ‘no’, ¿qué podemos hacer? ¿No vamos a hacer golpe de Estado? Tenemos que irnos callados”, mintió el Presidente.


En su afán de cumplir con su objetivo, sus legisladores presentaron ante el Tribunal Constitucional un recurso para pedir la inaplicabilidad de cuatro artículos de la Carta Magna y la declaratoria de inconstitucionalidad de cinco artículos de la Ley Electoral para beneficiar a Evo Morales y Álvaro García Linera.


Con un Tribunal que ya está de salida porque en enero asumirán los magistrados que serán elegidos este domingo por voto popular, el MAS logró su más caro objetivo: habilitar a Evo Morales no solamente para el 2019, sino para el resto de su vida.


La admisión del recurso ya representó una aberración jurídica porque el Tribunal está para ser el guardián de la Constitución y no así para declarar su inaplicabilidad. Y, ni qué decir de la sentencia, que antepone los derechos de Evo Morales por encima de los derechos de 2,6 millones de bolivianos que votaron en contra de su nueva postulación en el referendo de febrero de 2016.


Los magistrados, en concordancia con el pedido del MAS, declaran “la aplicación preferente” de la Convención Americana de Derechos Humanos que reconoce el derecho de toda persona a elegir y ser elegida, pero en ningún caso permite la reelección indefinida.


Esta manera tan descarada de torcer las leyes no puede quedar impune. Macario Lahor Cortez, Oswaldo Valencia, Zenón Bacarreza, Mirtha Camacho, Neldy Andrade y Ruddy Flores, tarde o temprano, tendrán que responder ante la justicia por semejante violación a la Constitución.


Pero, quienes tendrán que asumir el costo político de esta decisión, además de las responsabilidades jurídicas, son Evo Morales y Álvaro García Linera, que en vez de pasar a la historia como demócratas y estadistas, van camino a convertirse en autócratas sin legitimidad alguna. 


Lo ocurrido hasta ahora representa una ruptura del orden constitucional porque cuatro artículos de la Carta Magna han sido cambiados por voluntad del Presidente y del Vicepresidente, saltando los procedimientos constitucionales y la voluntad del soberano, que ha sido mancillada de la peor manera.


Sin embargo, lo que más debería preocupar a los bolivianos es lo que se viene en el futuro inmediato.

Si los mandatarios han sido capaces de desconocer la  voluntad popular de un referendo, no les temblará la mano para pasarse por alto el resultado de las elecciones generales de 2019 y las venideras. 


En suma, la democracia está siendo avasallada en Bolivia. Frente a esta delicada situación, los movimientos ciudadanos, los partidos políticos de oposición y la sociedad civil en su conjunto tienen ante sí una titánica tarea para defender la democracia.


El primer mensaje será enviado este domingo, en los comicios judiciales. La elección de magistrados pasará a un segundo plano para convertirse en un plebiscito que le dirá a Evo Morales si aún tiene algún grado de legitimidad o si definitivamente ha perdido el apoyo popular por su afán de perpetuarse en el poder a costa de su propia imagen nacional e internacional. 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

430
7

Otras Noticias