Editorial

Las expectativas en torno a Macron

jueves, 27 de abril de 2017 · 00:00
El centrista Emmanuel Macron y la candidata de derecha nacionalista Marine Le Pen han resultado los dos ganadores de las elecciones en Francia y ahora disputarán la segunda vuelta el 7 de mayo próximo. Macron, líder de "En Marcha”, logró el 23,8% de los votos, mientras la candidata del Frente Nacional obtuvo el 22%.

El resultado de los comicios dio sorpresas importantes, como que por primera vez en décadas ni un candidato de los republicanos ni uno de los socialistas estará en la papeleta de la segunda vuelta. El aspirante de los Republicanos, François Fillon, obtuvo 20%, casi el mismo porcentaje del izquierdista radical Jean-Luc Melenchon, a quien se considera "el ganador moral” de los comicios. Melenchon representa la primera candidatura cercana a las ideas del comunismo que tiene éxito en Francia desde los años 70.

Las elecciones ratificaron también el hundimiento de los socialistas, barridos por el momento de la política francesa, cuyo candidato, Benoit Hamon, obtuvo sólo el 6,3% de los sufragios.

Los sondeos indican que Macron, de 39 años, vencerá sin dificultades la segunda vuelta y ya ha logrado el apoyo de casi todos los otros candidatos franceses. Esta es la mejor noticia para la mantención de los valores democráticos en Francia, que estaban bajo fuerte amenaza por la candidatura de la ultraderechista Le Pen, que hizo campaña contra los musulmanes y otros migrantes, a favor de sacar a Francia de la Unión Europea y en general proponiendo las mismas ideas populistas que otros dirigentes en el mundo, empezando por Donald Trump.

El mismo día del balotaje, todos los partidos que obtuvieron más de 12,5% de los votos en la primera vuelta participarán de los comicios legislativos, en los que se espera que Macron consolide su posición. Los socialistas, por ejemplo, ya no tendrán representación parlamentaria, el peor legado de François Hollande, uno de los menos populares y carismáticos de la era reciente francesa.

El modelo francés, uno de los pocos sistemas presidencialistas en Europa, busca darle al candidato ganador la mayor bancada parlamentaria posible, y por ello los comicios se realizan durante la segunda vuelta. Ello afecta, sin embargo, a las fuerzas menores, pero garantiza gobernabilidad.

El candidato de "En Marcha”, que hace un año era víctima de burlas de otros políticos y de analistas debido a sus posturas "ligeras” y lo poco precisas de sus propuestas, logró precisamente apoyo popular por defender ideas moderadas, alejadas del extremismo de Le Pen y de Jean-Luc Melenchon. Abandonó el Partido Socialista y formó su propia organización partidaria.

Esta joven promesa política, exbanquero de inversiones, es a veces comparado con Barack Obama, el expresidente de EEUU, y se lo asocia a un "liberalismo social”, que propone cambios de corte liberal, que logren darle mayor eficiencia a la atribulada economía francesa, pero sin desarticular por completo el generoso sistema social de su país. Si vence será el Presidente más joven de la historia francesa. Su tarea será titánica, puesto que la parálisis económica y de productividad que asola a  Francia se debe, en parte, a restrictivas leyes sociales, difíciles de desarmar y de alto respaldo popular. Contra ello tendrá que luchar para que la economía despegue.

Fue Ministro de Economía de Hollande, pero luego aclaró que no comulgaba con las ideas socialistas y dijo ser un liberal. Criticó firmemente la campaña del Brexit, defendió la migración de los árabes y señaló que Francia será el puntal principal de la Unión Europea, aunque admite que ésta debe pasar por reformas que le den más eficiencia y reduzcan su burocratismo e ineptitud. Si se confirma su victoria, se espera que logre una sólida alianza con Angela Merkel, la canciller de Alemania.

La victoria de Macron, y su posible llegada al poder, son una nueva bocanada de aire fresco para la atribulada política internacional, tras otros hechos similares, como la derrota de candidatos ultranacionalistas en Alemania, Austria y Holanda.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

139
50

Otras Noticias