Editorial

El aumento del gasto militar

viernes, 28 de abril de 2017 · 00:00
El presidente Evo Morales ha realizado una declaración adecuada al criticar el plan del mandatario estadounidense Donald Trump de aumentar fuertemente el ya elevado presupuesto militar de su país, que él desea que pase de los 574 mil millones de dólares actuales (solo del Departamento de Defensa, hay otros gastos militares adicionales) a 628 mil millones, un crecimiento de 54.000 millones.

Hoy por hoy, EEUU tiene un gasto militar mayor a los diez siguientes países del mundo. China y Rusia, por ejemplo, tienen un presupuesto combinado que equivale a unos 250 mil millones de dólares anuales.

El pedido de Trump al Congreso de su país demuestra la errada visión que tiene el presidente más poderoso del mundo.

El aumento del presupuesto militar, sin embargo, está en duda, ya que requeriría eliminar el financiamiento de otros proyectos, como los relacionados a viviendas sociales, la ciencia y las artes e incluso a programas que administra el Departamento de Estado (Morales dijo erradamente que el incremento ya se había autorizado). Por lo tanto, muchos congresistas republicanos, partido al que pertenece Trump y que tiene mayoría en ambas cámaras, ya han señalado que no votarán a favor de ese presupuesto porque afectaría a planes  que se desarrollan en sus propios distritos, lo que los haría perder el respaldo de sus bases electorales.

El presidente Morales, junto con haber realizado un adecuado análisis respecto del tema, cae, sin embargo, en una contradicción, ya que él mismo autoriza importantes aumentos del presupuesto militar en Bolivia. El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, informó recientemente que presentará el proyecto de Ley del Fondo Nacional de Defensa para "potenciar” a las Fuerzas Armadas con equipamiento, armamento y logística.

El gasto militar siempre es criticable, más aún en un país pobre como el nuestro, que tiene tantas y tan graves necesidades insatisfechas, desde las más básicas. O sea que Morales critica a Trump lo que él mismo hace en casa.

La tradición del pensamiento de la izquierda en Bolivia y la región siempre ha sido antimilitarista.
 
Figuras señeras como Marcelo Quiroga Santa Cruz y otros luchadores marxistas o socialistas consideraron que el militarismo era contrario al desarrollo social de las naciones y los pueblos, y que la paz internacional no se acerca, sino que se aleja, cuando el militarismo aumenta. Pero la llegada de Morales al poder, y la del ministro Ferreira, han cambiado aquella sana tradición y más bien ahora siguen las ideas de grupos conservadores que desean darle al Ejército, y a las FFAA en general, una preminencia que no es justificable.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

217
59

Otras Noticias