Editorial

La nueva imagen de Evo en Europa

martes, 9 de mayo de 2017 · 00:00
El informe que dio la subcomisión del Parlamento Europeo ante la Eurocámara fue demoledor para el gobierno del presidente Evo Morales.

Los parlamentarios europeos no descubrieron ninguna novedad para los ojos bolivianos, aunque sus hallazgos, con seguridad, contribuyeron a desmoronar la romántica imagen que una buena parte de Europa se hizo del primer indígena que gobierna Bolivia.

Los miembros de la subcomisión dejaron en el país un  diplomático informe sobre Bolivia, pero ya ante el Parlamento Europeo dos de ellos hablaron con contundencia.

 "Hay un riesgo de involución democrática, de que se pase a una situación autocrática”, afirmó el diputado Francisco Assis, quien agregó que "el principio de separación de poderes está siendo lesionado. Eso hace que la oposición sea perseguida”.

Entre tanto, su colega Christian dan Preda en todo momento se refirió al Gobierno boliviano como "régimen” y no dejó de sorprenderse de que al Gobierno le hubiera costado "entender nuestro planteamiento sobre la defensa de los derechos humanos”.

Tal vez ese sea el punto central, la falta de comprensión, de parte del Gobierno, sobre la importancia de defender, promover y preservar los derechos humanos y los principios democráticos.

De otra manera no se explica que haya anulado la iniciativa de la Defensoría del Pueblo, que haya intentado tomar la Asamblea Permanente de Derechos Humanos y que se  niegue a ampliar la permanencia del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

Para mayor comprensión del asunto, el excanciller David Choquehuanca indicó, en entrevista con Página Siete, que el país ya no necesita de oficinas de Derechos Humanos, las que deberían orientar sus acciones a otros países,  donde sí se violan los derechos humanos. 

Evo Morales, desde aquella emblemática gira en la que fue conocido por la chompa a rayas, ya como virtual presidente de Bolivia, se ganó el respeto y la consideración de la mayoría de los gobiernos europeos, los que no sólo no cuestionaron sus actos, sino que hicieron lo que estuvo a su alcance para cooperar con la nueva gestión.

Sin embargo, este halo que ha cubierto al mandatario boliviano, como defensor de los indígenas y de la Madre Tierra, ha empezado a ceder terreno para dar paso a la imagen del gobernante que se resiste a las alternancias en el poder, que se niega a dar paso a nuevas generaciones, que no admite disidencias, que asfixia a los medios de comunicación, que arrincona a las organizaciones de la sociedad civil y que, por si fuera poco, no cree que sea necesario tener oficinas de derechos humanos en su territorio.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

633
81

Otras Noticias