Editorial

Las “opciones” para la reelección

sábado, 24 de junio de 2017 · 00:00
A veces se olvida que el Tribunal Electoral es el cuarto poder del Estado. Tiene a su cargo la administración de los procesos electorales y goza de autoridad para definir quién es candidato y quién no. Los vocales de este Tribunal deciden, por ejemplo, si un postulante a la Cámara de Diputados cumple con los requisitos para poder estar en la boleta de votación.

En ese sentido, el Tribunal estaría plenamente capacitado para rechazar una eventual candidatura de Evo Morales a la reelección, considerando que no cumple con las condiciones establecidas en la Constitución, es decir, no haber cumplido dos o más periodos presidenciales. 

Como Morales no cumple con ese requisito, y por lo tanto viola la ley, entonces el Tribunal podría no aceptarlo como candidato, como suele hacer en el caso de los postulantes a diputados y senadores.

El Gobierno, sin embargo, ha señalado que existen cuatro "ventanas” para poder hacer que Morales sea candidato otra vez. Más aún, sin mediar aún un pronunciamiento de instancias constitucionales o electorales como el TSE, el vicepresidente Álvaro García Linera dio por hecho que Evo Morales será el candidato "invencible” en las elecciones de 2019.

En una reunión de organizaciones y funcionarios electos del MAS, hace unas semanas, el Vicepresidente sostuvo que "Evo va a ser nuevamente nuestro candidato constitucional el 2019 (...) se acabó el debate de candidaturas, ya no está en debate las candidaturas”. Añadió que una vez que "se resuelva legalmente el tema de la repostulación”, el MAS ya tiene un "candidato que es invencible”, un programa de Gobierno 2020-2025; además, tiene una organización, por lo que existen condiciones para mirar hacia las futuras elecciones.

Resolver "legalmente el tema de la repostulación” tiene que ver con las cuatro vías o ventanas mencionadas. La primera vía -aprobada a fin del año pasado en el congreso del MAS- plantea la reforma parcial del artículo 168 de la Constitución Política del Estado (CPE) mediante iniciativa ciudadana, que se activa con la recolección de firmas en un número equivalente al 20% del total del padrón electoral a  nivel nacional. 

La segunda consiste también en la reforma del artículo 168 de la CPE, pero mediante otro mecanismo: la aprobación de una ley en la Asamblea Legislativa Plurinacional con dos tercios de voto. El tercer camino es la habilitación por renuncia del Presidente del Estado antes de que concluya su actual mandato y la cuarta vía es mediante una interpretación constitucional solicitada al Tribunal Constitucional Plurinacional respecto a los derechos fundamentales y los mecanismos constitucionales.

Hace unas semanas, el vicepresidente del Tribunal Electoral, Antonio Costas, se pronunció en radio Fides en este sentido, explicando que solamente se podría cambiar la Constitución mediante  otro referendo. Es decir que las ideas de "interpretación” y de "renuncia anticipada”  no tienen validez.

Si esa fuera la posición oficial del Tribunal Electoral, entonces se convertiría en el guardián de la constitucionalidad. Y como el Tribunal es un poder del Estado, no tendría por qué aceptar lo que otro órgano le indicara, por ejemplo una ley del Legislativo ni una orden del Judicial. Ello generaría posiblemente una pugna de poderes, pero sería favorable para la salud democrática.

El oficialismo obviamente no desea convocar a otro referendo (incluso esa opción sería irregular porque las elecciones son irrevisables según la ley electoral boliviana), porque probablemente volvería a perder. Por eso,  sus dirigentes máximos han dado a entender que se elegiría el camino de la "interpretación” o de la "renuncia anticipada”. Como la Constitución es tan clara en sentido de establecer límites a la reelección y un referendo ya rechazó esta posibilidad, supuestamente de manera indefinida, los intentos gubernamentales de reproducirse en el poder son violatorios de la ley. Un Tribunal Electoral independiente bloquearía cualquier intento reeleccionista del presidente Evo Morales.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

274
53

Otras Noticias