Liberación de los 9 y el discurso oficial

lunes, 26 de junio de 2017 · 00:00
Primero, hay que aclarar que Página Siete criticó desde un principio y en varias oportunidades la escasa voluntad de negociación y la agresividad que imperó en las autoridades chilenas en relación con los nueve bolivianos detenidos en su frontera en marzo pasado.
 
Desde  hace casi 100 días (el pasado 19 de marzo) dos militares bolivianos y siete funcionarios de la Aduana Nacional fueron detenidos por carabineros chilenos en un incierto episodio en el que, según la versión boliviana, tres camiones chilenos ingresaron inicialmente a suelo boliviano por una ruta alterna y fueron interceptados por  estos nueve funcionarios como parte de un operativo contra el contrabando, Bolivia ha desplegado todo tipo de medidas, recursos e iniciativas para liberar a los compatriotas.
 
Los bolivianos fueron detenidos en el penal de Alto Hospicio,   luego de que la justicia chilena decidiera darles prisión preventiva acusándolos de robo con intimidación y violencia, portación y tenencia ilegal de armas, y contrabando.
 
La posición de todos los funcionarios chilenos, desde los de menor rango hasta figuras como el canciller Muñoz y la propia presidenta Michelle Bachelet, fue afirmar que no se optaría por un acuerdo diplomático -como aconsejaba el momento político entre ambos países y las normas de buena vecindad-, pues se trataba, según ellos, de "delincuentes” comunes. 
 
Es así como no sólo se rechazaron apelaciones y recursos de amparo a favor de los detenidos, sino todo intento de intermediación. Incluso se negó el visado a parlamentarios y ministros bolivianos. Como expuso notablemente el ministro de Justicia, Héctor Arce, ante la OEA, el manejo desde Chile fue confrontacional, intolerante y poco cuidadoso de los derechos humanos y de las formas diplomáticas de resolución de conflictos.
 
Es así que, finalmente, la justicia chilena condenó a los siete funcionarios aduaneros y dos militares bolivianos detenidos en ese país a tres años y un día de presidio. Una sentencia que fue conmutada, en respuesta a la solicitud de la defensa de los connacionales, por la expulsión de los nueve detenidos en un plazo de 30 días con el pago de una multa de unos 50.000 dólares.
 
Hasta aquí, podemos decir que aunque también hubo declaraciones altisonantes, Bolivia fue quien actuó con mayor mesura defendiendo a sus ciudadanos. Sin embargo, después de conocida la sentencia se apoderó de los discursos y las acciones de las autoridades nacionales el exceso y la vehemencia.
 
El presidente Evo Morales decidió declarar a los connacionales " mártires por la reivindicación marítima”, lo que provocó una ola de críticas, principalmente porque  para declarar  mártir a una persona, ésta debe haber muerto por sus ideales. Al verse enfrentado en su declaratoria, el Presidente aprovechó para llamar "derechosos” a quienes "hicieron escándalo” por el uso de este apelativo. El Presidente explicó que lo de mártires nace por una "venganza”, según él, del Gobierno de Chile contra Bolivia por su defensa y la demanda internacional para volver a las costas del océano Pacífico.
 
A ello se añade el hecho de que el Gobierno, que gasta miles de dólares en actos suntuosos, decidió hacer una colecta (voluntaria) entre los funcionarios de la Aduana Nacional, no sólo para cubrir los costes de los abogados que defendieron a los nueve, sino para pagar la multa que permitió su liberación.
 
¿Dónde está la coherencia de nuestra política de defensa de la dignidad ante la violación de nuestros derechos?, ¿tiene algún sentido que estos connacionales sean vistos como héroes de una causa que no compete a sus acciones? Bolivia tiene todo el derecho de reclamar por el autoritarismo de Chile, pero debe ser cuidadoso con la reputación de sus causas más importantes y este tipo de discursos y decisiones demagógicas, definitivamente no contribuyen. Se podrá decir una y otra vez que quienes critican estas expresiones discursivas son antibolivianos, pero la sensatez también es una expresión de patriotismo.

 


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

254
54

Otras Noticias