TIPNIS, ¿apuesta suicida o estrategia?

domingo, 06 de agosto de 2017 · 00:00
Lo que se veía venir: la aplanadora oficialista está a punto de anular la Ley 180, que dispone la intangibilidad del TIPNIS. Con ello, los casi  tres meses de protesta y represión a los indígenas de esos territorios que se dieron en 2011 para que no se construya la carretera San Ignacio de Mojos-Villa Tunari  quedarán olvidados.
 
Este conflicto ha sido catalogado como un punto de ruptura entre el proceso de cambio y algunos de los grupos sociales que lo acompañaron en su llegada al poder; no solamente los pueblos indígenas del Oriente, sino un conjunto de militantes y adherentes que fueron clave en el diseño del programa de gobierno del MAS en esos años y que luego pasaron a una irreconciliable disidencia.
 
Más aún, este acontecimiento significó la puesta en evidencia de enormes contradicciones en la concepción del desarrollo con que el MAS conquistó una de las mayores victorias electorales de nuestra historia, el Vivir Bien, y representó un  giro en su discurso internacional de defensa de los derechos de la Madre Tierra, que se constató  con otros megaproyectos cuestionados como las represas de El Bala y del Chepete. 
 
Pero, remover el avispero de su mayor conflicto y derrota, el TIPNIS, no puede menos que considerarse contraintuitivo; máxime si se realiza en momentos en que la popularidad del Gobierno y del propio Presidente no están en alza.
 
Por ello, ante esta nueva arremetida que ha vuelto a poner en alerta roja a las dirigencias indígenas  y a los grupos de activistas, sólo puede pensarse que la decisión obedece a un plan mayor, que obviamente no es el altruista propósito de llevar desarrollo (vía caminos) al oriente del país. No es novedad que uno de los grupos que mayor presión e influencia ejerce en el Presidente y en el Gobierno es el sector cocalero del Chapare, su base primigenia y a la que responde con diferentes tipos de prebendas (desde la construcción de aeropuertos que no se usan, hasta una cuestionada ley que amplían los cultivos de hoja de coca para esa región).
 
Otra es la lectura que hacen analistas como Róger Cortez, quien señala que esto es parte de un paquete político, que tiene que ver "con la diversificación de sus inversiones; las cuales van desde la tala ilegal de árboles, hasta le renta de la tierra”. Pero Cortez no habla de una diversificación o industrialización desde el Estado, sino de lo que define como una "extensión de la soberanía chapareña sobre el TIPNIS”.
 
Pablo Solón habla de una medida para sentar un precedente de fuerza, pero, en general, casi todos los análisis apuntan a que ésta es una apuesta política destinada a remachar la fortaleza electoral del MAS. 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

125
7

Otras Noticias