MAS de 13.000 toneladas por Ilo

miércoles, 24 de octubre de 2018 · 00:15

El presidente Evo Morales, tras la dura derrota sufrida en la Corte Internacional de Justicia, que negó el pedido boliviano de forzar a Chile a negociar, ha empezado una serie de acciones, algunas de ellas precipitadas, para tratar de compensar ese fracaso judicial.

Morales ha señalado, por ejemplo, que se harán importantes inversiones en los puertos Busch, que sale a la hidrovía Paraguay-Paraná, e Ilo, en el sur peruano. Es insólito que el Presidente haya tenido que esperar más de 12 años –además de la derrota en La Haya– para empezar a actuar en algo que era imprescindible.

Entre las iniciativas del Presidente estuvo un reciente viaje a Ilo, donde fue a recibir más de 13.000 toneladas de carga que fueron importadas por los empresarios privados de Cochabamba. Los trámites de importación empezaron a realizarse hace un año y, ahora que la mercadería llegó al país, el mandatario aprovechó la coyuntura para viajar a Ilo y verificar su capacidad operativa.

El puerto de Ilo es, efectivamente, una alternativa importante y viable para la carga boliviana, pero debe todavía recibir mayores inversiones para mejorar sus condiciones de carguío. Arica, el puerto en el norte de Chile, sigue siendo más conveniente para los importadores y exportadores bolivianos porque tiene la infraestructura adecuada.

Además, existe el hecho de que entre los inversionistas del puerto de Ilo también se encuentran empresarios chilenos y con ellos habrá que convivir.

Siendo Ilo una interesante opción, como decimos, su posición frente a Arica es todavía débil en cuanto a los volúmenes importados. Se espera que lleguen al país a través de ese puerto peruano unas 50.000 toneladas en los próximos meses y que, en el futuro, esa cantidad aumente a 100 mil toneladas por año.

Esas cifras, sin embargo, son muy reducidas comparadas con las dos millones de toneladas de carga boliviana que se comercian por Arica. Así que todavía hay mucho por hacer en cuanto a las condiciones que debe tener Ilo.

También, hace tres años, la Empresa Portuaria Arica construyó el antepuerto, en el que los camioneros bolivianos disponen de 220 estacionamientos para esperar y, tras los insistentes pedidos de Bolivia, cuentan también con acceso a servicios de alimentación e higiene. Todo esto demuestra que debe todavía sostenerse el apoyo a Ilo por mucho tiempo más.

Con todo, este es el momento para impulsar el desarrollo de alternativas portuarias como Ilo y demostrarnos como país que no dependemos exclusivamente de los puertos de nuestro vecino trasandino.

116
17

Otras Noticias