Editorial

La inmoralidad de la COB

viernes, 28 de diciembre de 2018 · 00:15

La Central Obrera Boliviana (COB) ha dejado de ser tal para convertirse en un partido político que cogobierna con el MAS. Y lo hace a la vieja usanza: vendiendo su apoyo a cambio de pegas y prebendas.

Sedes sindicales millonarias, 16 vehículos para uso de sus dirigentes, un hotel valuado en un millón de bolivianos para que descansen sus integrantes, computadoras y otros beneficios han recibido los ejecutivos cobistas a cambio de apoyar al MAS. 

Según datos del Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes), desde 2014 el Gobierno ha pagado  22,7 millones de bolivianos para la construcción de cinco sedes regionales en Beni, Santa Cruz, Tarija, Bermejo  y Oruro. Según los planes, se construirán otros edificios en el resto del país.

No contentos con eso, los dirigentes cobistas han anunciado que ampliarán su presencia en el Ejecutivo y el Legislativo con más ministerios y cargos a cambio de aceptar la candidatura de Álvaro García Linera que, en un principio, pusieron en cuestión porque consideraron que un obrero debía formar parte del binomio oficialista. Era apenas una pose para conseguir más cuotas de poder.

La última acción es su oposición al reglamento del doble aguinaldo que establece un tope de 15.000 bolivianos para su cancelación. Pero, ¿acaso los obreros ganan más de 15.000 bolivianos? Esa pregunta de lógica simple llevó a conocer que los dirigentes de la COB evidentemente ganan más de 15.000 bolivianos, pese a que están declarados en comisión, es decir  ganan sin trabajar en las minas del Estado. 

Tal como dijo el vicepresidente Álvaro García Linera, y en esta ocasión hay que coincidir con él, resulta una inmoralidad exigir el pago del segundo aguinaldo para quienes ganan más de 15.000 bolivianos, lo que significa que en un mes  las personas beneficiadas recibirían, por lo bajo, 45.000 bolivianos, sumando el sueldo  y los dos aguinaldos.

Los ejecutivos cobistas, además, se oponen a la extensión del plazo para que el pago se produzca hasta marzo y, de paso, rechazan el pago del 15% en producto.

La medida del doble aguinaldo en sí misma es un duro golpe a las empresas y es contraproducente a la generación de empleo, por lo que no les conviene ni siquiera a los trabajadores, pero de ahí a exigir que se pague a los dirigentes que perciben altos sueldos del Estado  ya es inconcebible. 

Una vez más, los dirigentes de la COB están peleando por sus propios intereses. 

A estas alturas, los trabajadores no tienen quién los represente y, de seguir en esta línea, los dirigentes medios tendrán que analizar alguna medida para conseguir una dirigencia independiente del poder y de los intereses económicos.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

645
12

Otras Noticias