Editorial

Irregularidades en Juegos Suramericanos

jueves, 17 de mayo de 2018 · 00:00

Cuando Juan Domingo Perón gobernaba Argentina estalló un escándalo por un negociado que hizo su cuñado Juan Duarte con bienes del Estado. Pese a que el hombre, para evitar un juicio o la cárcel y también por una cuestión de honor, se pegó un tiro, el asunto fue de atención general. La prensa lo llamaba el  Cuñadísimo. 

Hace unas semanas,  a propósito de la organización de los Juegos Suramericanos que se realizarán en Cochabamba, surgió un escándalo con el presunto favorecimiento en una millonaria contratación a un exministro del MAS y concuñado del Vicepresidente del país, Pablo Groux.

Por invitación directa, la empresa creada por Groux se adjudicó un contrato de 11 millones de bolivianos para organizar la inauguración y la clausura de los XI Juegos Suramericanos. 

¿Quién puede haber fijado la exorbitante suma de 11 millones de bolivianos para los actos de inauguración y clausura? No estamos hablando de los Juegos Olímpicos mundiales de Seúl o Londres, sino de algo más pequeño y modesto en relación a dichas competencias. ¿Cómo es posible que por seis horas (tres por cada evento de fuegos artificiales, cantantes y bailarines cuyo recuerdo en la memoria de la gente apenas durará una semana, es decir se esfumará en el aire como humo, pueda cobrarse tal suma? 

No sólo eso, sino que luego de declaraciones contradictorias, quedó establecido que Evo Morales en persona revisó las propuestas de Kronopios (la empresa de Groux) y de Arte Bolivia un mes antes de que saliera la convocatoria. ¿Cómo se explica tal cosa? 

Por si fuera poco, Arte Bolivia, integrada por unos jovencísimos empresarios (el principal tiene 24 años), que participó del proceso, si bien no se adjudicó ese contrato, se hizo de otro trabajo: el traslado de la antorcha de los Juegos Suramericanos por toda Bolivia por el costo de 1,3 millones de bolivianos. La empresa fue creada el 27 de octubre de 2017.

 

 Pero, estos dos contratos que parecen una excepción, son sólo la muestra de lo que pudo haber pasado con el resto. Según el senador opositor Óscar Ortiz, se han adjudicado 201 procesos por la vía directa por más de 119 millones de bolivianos para los Juegos. En 17 procesos, que equivalen a  46 millones de bolivianos, se presentó un solo proponente. Este es un indicio para hacer una investigación seria sobre  la adjudicación y el cumplimiento de contratos. Dicho sea de paso, algunos escenarios deportivos no están terminados, cuando faltan nueve días para su realización, pese a que la exigencia es que estén terminados 30 días antes. 

La situación del deporte en Bolivia es más o menos como la de la salud: grandes campos deportivos en casi todos los municipios, pero una pobreza estructural en lo que respecta al apoyo, la formación y el rendimiento de nuestros deportistas. La forma en que se administran las asociaciones deportivas y cómo los deportistas tienen que arreglárselas como pueden para llegar a una competencia, son aspectos conocidos hasta el hartazgo; sin embargo, se destinan millones al espectáculo antes que a la práctica del deporte y a hacer que nuestros representantes realmente estén en condiciones de competir con sus pares de cualquier parte del mundo.

Por todo esto, resulta cuando menos ofensivo no sólo los millonarios contratos, sino la forma en que se adjudicaron. El Presidente  se ha molestado con la ola de críticas que se han suscitado al respecto, pero, como suele suceder, su mejor defensa es el ataque y lejos de resolver o enmendar, prefiere señalar que todo es obra de la conspiración y el interés político de sus opositores.

Finalmente, anunció que premiará con 10.000, 20.000 o 30.000 dólares a los deportistas que ganen medallas en los Juegos Suramericanos, y nos parece muy bien, pero sería ideal que al menos, sólo al menos, todo este debate sirva para que la delegación boliviana esté bien representada y no todo nuestro presupuesto se vaya en algo tan fugaz como dudoso: fuegos artificiales...

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

264
3

Otras Noticias