Editorial

Las preguntas a Nardi Suxo

domingo, 06 de mayo de 2018 · 00:00

La exministra de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción, Nardi Suxo, la pasó mal en un reciente evento en Washington. Ella y los otros tres candidatos a ser jueces de la Corte Interamericana de Justicia participaron en  un debate para exponer sus ideas y propuestas para la Corte. Entre el público había activistas de derechos humanos de la región y bolivianos residentes en EEUU, críticos con el Gobierno, que hicieron duras preguntas y comentarios contra Suxo. Como era previsible, ella dijo que los ataques eran “políticos” y que se realizaban porque había sido ministra de Morales durante muchos años.


Pero muchas de las preguntas eran legítimas y no, precisamente, políticas. Una de ellas se basaba en saber por qué la Ley Marcelo Quiroga Santa Cruz, que Suxo promovió, contenía un artículo que permitía la retroactividad en la aplicación de la ley, algo prohibido por la CPE y por lineamientos internacionales de justicia establecidos en acuerdos suscritos por Bolivia (ese artículo fue posteriormente declarado inconstitucional por el TCP).


Otra de las consultas fue por qué cuando ella fue representante del Consejo de Derechos Humanos de NNUU, con sede en Ginebra, impidió las investigaciones sobre las masacres al pueblo sirio cometidas por el régimen de Bashar al Assad. A la primera pregunta dio una larga y confusa respuesta. A la segunda, dijo que ella había actuado según instrucciones dadas por la Cancillería de su país. Eso demuestra, expresó el director para América Latina de la ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, la poca autonomía de acción que tendría Suxo si fuera elegida jueza. Su accionar no dependería de lo que dicen las normas o su conciencia, sino de las instructivas que recibiría de su  gobierno.


Los otros comentarios fueron que Suxo, mientras fue ministra, no evitó las violaciones a los derechos humanos en el país, sino que más bien las alentó. ¿Cómo, entonces, puede ser jueza?


De los cuatro candidatos que se presentan y que deben ser ahora elegidos por la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos, Suxo es la única que tiene un perfil exclusivamente político.


Los otros candidatos son, todos, exmagistrados de sus países y son Eduardo Ferrer Mac-Gregor, de México; Humberto Sierra Porto, de Colombia; y Ricardo Pérez Manrique, de Uruguay. El primero es el actual presidente de la Corte Interamericana y busca su reelección. Los tres son eminentes juristas, autores de textos de derecho y reconocidos jueces. A ningún país, por lo visto, se le ocurrió postular a uno de sus polémicos exministros para tan importante cargo. Con excepción de Bolivia.

 

624
9

Otras Noticias