Editorial

Despido de personal clave del TSE

jueves, 10 de enero de 2019 · 00:15

La credibilidad del Tribunal Supremo Electoral (TSE) se reduce cada día que pasa. De haber sido una de las escasas instituciones con relativa autonomía en el país, ha pasado a generar enormes preocupaciones desde que cinco de sus siete miembros pueden ser considerados como afines al Gobierno. Sólo los vocales Antonio Costas y Dunia Sandoval han mostrado independencia en sus decisiones.

En los últimos días la inquietud respecto al trabajo del TSE ha aumentado. El vocal Costas denunció que dos funcionarios claves del área tecnológica, Óscar Flores y Franz Álvarez, y que eran parte de su equipo de trabajo, fueron despedidos por órdenes de la presidenta del Tribunal, María Eugenia Choque. Ambos tenían un trabajo muy delicado en el tema de la entrega de resultados electorales y de la seguridad de redes.

El despido se produjo cuando Costas hacía uso de sus vacaciones en Santa Cruz. Tras conocer la noticia criticó la decisión de Choque y expresó que ambos funcionarios tienen amplia experiencia y no responden a ninguna línea política. Lamentó que quienes ocupan ahora esos cargos no tienen la experiencia y habilidades necesarias para el importante rol que deberán cumplir.

Choque, por el contrario, quien se ha convertido en la principal vocera del oficialismo dentro del Tribunal, expresó que Flores y Álvarez no tenían la capacidad suficiente y que la sala plena puede tomar cualquier decisión administrativa que considere pertinente. Fue secundada por su colega Lucy Cruz, a quien se le atribuye haber manipulado para que se produjera el cambio de personal.

La ya muy baja reputación que tiene el Tribunal, su ahora indisimulada cercanía con el poder y el deseo de algunos de sus vocales de agradar al gobierno del MAS  ponen al país ante una situación muy delicada. 

Este diario ha sostenido en el pasado que en general en Bolivia los procesos electorales eran limpios y que los resultados reflejaban adecuadamente el voto de la ciudadanía.

Ahora ya no se puede afirmar aquello: si cinco de siete votos de la sala plena responden ahora al MAS –una situación que fue facilitada por la renuncia de los vocales Katia Uriona y José Luis Exeni– las posibilidades de irregularidades son evidentes. 

A ello se suma el reemplazo de personal técnico que nada menos se encarga, entre otras cosas, de la entrega de cómputos.

La ausencia de una entidad electoral creíble en momentos clave como éste es preocupante debido a la desconfianza que puede generarse. Es un legado negativo más para el país que nos dejará el MAS.
 

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

278
6

Otras Noticias